Presentacion_ICA_II_ok.jpg
Presentacion_ICA_II_ok.jpg

Se presentan balances y proyecciones de la construcción en Atacama

16 / 12 / 15

Se proyecta un 2016 que estará influido por la variación en el precio de los metales, aunque podría incidir positivamente en el sector la realización de proyectos de vivienda relacionados al DS 116 y las iniciativas que se ejecuten en el marco de la reconstrucción.

De aquí a fin de año no habrían mayores variaciones en el acumulado actual del Índice de la Actividad Construcción Regional (INACOR) de Atacama, que hasta agosto promedia -0,9%, con lo que se cerraría un 2015 con cifras negativas para el sector. Para 2016 se prevé que la fluctuación del precio de los metales siga siendo un factor determinante en la economía regional, aunque podría haber una dinamización en el área de vivienda con proyectos asociados al Programa de Reactivación Económica e Integración Social (DS 116) y las iniciativas que se realicen en el contexto del plan de reconstrucción, evaluó la CChC Copiapó, en la presentación “Índices de la Construcción Regional (ICA)”.

“Creemos que el próximo año se mantendrá una tendencia que viene en la región desde finales de 2013, que es que la paralización de importantes inversiones, ha incidido negativamente en las actividades económicas de la zona, por lo que el crecimiento de nuestra actividad, en línea con lo que se proyecta a nivel nacional, sería prácticamente nulo”, comenta Yerko Villela, Presidente de la Cámara Chilena de la Construcción Copiapó.

En cuanto a este 2015, en el área de vivienda, se destaca el poco avance de los planes relacionados a los subsidios que vienen de años anteriores, como el DS 01 y el DS 49, lo que sumado a los efectos del aluvión, entrega un déficit en esta área de 9.043 unidades habitacionales en Atacama. En cuanto al área inmobiliaria, la baja en permisos de edificación, que entre enero-octubre 2014, con respecto al mismo período 2015, tiene una variación -52,7% (265.821 m2 v/s 125.738 m2), muestra según los especialistas que habrá menos proyectos desarrollándose en el corto plazo.

En infraestructura, el presupuesto de recursos públicos aumentaron entre 2014 y 2015 en un 6,21%, pero a octubre la ejecución de los programas sólo está en un 58,1% del total.

Subsector Vivienda

Para 2016 se espera que la dinamización de este subsector esté relacionada al Programa de Reactivación Económica e Integración Social (DS 116), del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, que en Atacama tiene aprobadas 1.448 unidades habitacionales, aunque a la fecha en ejecución sólo están 402 (con un plazo de construcción de 18 meses).

En cuanto a los planes de reconstrucción, según el programa presentado por el gobierno a 2020, se anuncia una inversión en el área vivienda (subsidios DS 01, DS 49 y Programa de Protección al Patrimonio Familiar (PPPF), de 72 mil millones de pesos. “Aunque preocupa en este ítem la velocidad con las que han avanzado la reposición y reparación de las casas afectadas, que no está en sintonía con las necesidades de la gente, por lo que esperamos que el próximo año la ejecución pueda ser de manera más eficiente”, explica Villela.

Para el área inmobiliaria, se espera que el stock de departamentos que viene de años anteriores, que a noviembre se ubica en los 15,57 meses para agotarse, avance para que puedan ir apareciendo nuevas iniciativas, aunque esto también estará marcado por el nuevo impuesto que se aplicará a partir de 2017 a la vivienda y a un mayor endurecimiento en la otorgación de créditos hipotecarios.

Subsector Infraestructura

Las perspectivas en este subsector están asociadas al comienzo de las obras proyectadas a la reconstrucción de la zona, que a cinco años plazo tendrán una inversión que bordea los 195 mil millones de pesos. En materia de concesiones, se destaca la construcción de la doble vía Caldera-Antofagasta, proyectada para 2018, con una inversión de 673 millones de dólares.

Para infraestructura productiva privada, la cartera de proyectos que se esperaba para la zona, principalmente relacionados a la minería, están detenidos por distintas razones, por lo que se proyecta que hasta que no estén las condiciones, no habrá una reactivación significativa en este ítem. “Y esto es preocupante, porque en esta región la inversión privada representa más del doble de la pública, por lo que el trabajo que hagamos debe estar enfocado en cómo reactivamos estas iniciativas”, comenta el Presidente de la CChC Copiapó.

Propuestas de cara al futuro

Para lo que viene hacia adelante, desde el gremio de los constructores, comentan que es importante empezar a trabajar sobre temas estructurales. “Debemos aprovechar este momento para preparar a la región para cuando vuelvan las inversiones, pensando en que el precio del cobre en un plazo no determinado podría recuperarse, y es fundamental que en ese momento estemos aptos para recibir una dinámica económica importante y no como ocurrió hace dos años, donde no pudimos sostenerla en el tiempo”, expresa Yerko Villela.

Entre las propuestas está proyectar una cartera de proyectos de infraestructura a 30 años, donde se destaca la materialización de puertos con capacidad para mover importantes cantidades de minerales, trasporte urbano de calidad, la reactivación del uso de ferrocarriles, una importante inversión de vialidad urbana e interurbana, entre otras áreas.

En desarrollo urbano, la realización de una política de planificación territorial clara, vinculada a la actualización y promulgación de planes reguladores que estén en concordancia con las dinámicas de las ciudades de Atacama y que las prepare ante posibles nuevas catástrofes, desde la CChC Copiapó comentan que es clave pensando en el futuro desarrollo de la zona.

Documentos para descargar