Volver a CChC principal
cchc La Serena
cchc

Cámara de

La Serena

La Serena

DESTACADOS

Historia

Tierra fértil para visionarios y forjadores del gremio constructor

Cuando el Presidente Gabriel González Videla salió de la reunión con sus ministros sabía que había logrado algo importante. Algo sublime y permanente para su querida ciudad natal: impulsar el más moderno plan de renovación urbana, su obra maestra: el Plan Serena.

Durante cuatro años (1948 - 1952) se recuperaron espacios públicos, se restauró el casco antiguo y se reconstruyeron establecimientos educacionales emblemáticos como el Liceo Nº 1 de Niñas (hoy Gabriela Mistral) y el Liceo de Hombres Gregorio Cordovez. Asimismo, edificios públicos como el del Gobierno Regional, la nueva Estación de Ferrocarriles, la jefatura zonal del Servicio Nacional de Salud, la Dirección de Vialidad, entre otros. Además, lugares de esparcimiento como el Parque Pedro de Valdivia y el Museo al Aire Libre. En definitiva, La Serena recuperó ese carácter colonial que la hizo famosa ante la horda española de mediados del siglo XVI.

Con los recursos involucrados y la ambiciosa planificación, se requirió de mano de obra especializada que no había en la zona. Así, la oleada de constructores de Santiago y Valparaíso hizo su llegada en pleno a La Serena. Fueron jornadas duras que superaban las 12 horas de trabajo y donde el anhelo de renovar la imagen de una ciudad movilizó a jóvenes profesionales, padres de familia y constructores sénior, quienes dejaron sus hogares para radicarse por unos años en la zona.

Tras extenuantes jornadas, era común encontrarlos en las boites y bares de la ciudad compartiendo pichunchos y vino tinto al son de tonadas, cuecas, guarachas y valses. Incluso coreaban éxitos como “Rosita de Cachapoal”, “Como el agüita fresca” y “Sufrir”. En una de esas tantas conversaciones, nació la idea de asociarse. Generar ideas comunes ante intereses transversales y promover el desarrollo de Chile. De esa manera, una noche de otoño cerca de cinco profesionales del antiguo Sindicato Profesional de Contratistas Generales de la Construcción brindaron por lo que sería el principal antecedente del nacimiento del gremio, que un año más tarde -el 21 de junio de 1951 en los salones del Club de La Unión de Santiago- se materializaría como la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

A inicios de la década del ochenta, La Serena vivía un esplendoroso presente gracias a las faenas de la minera El Indio, un comercio que se izaba como la principal actividad económica generando miles de empleos; una agroindustria en ciernes, aunque con un alto potencial y un incipiente turismo que comenzaba a abrir sus fronteras.

Pero la actividad de la construcción siempre ha sido clave en La Serena y así lo entendió la Cámara Chilena de la Construcción, la que deseaba captar nuevos socios e integrarlos a su trabajo gremial. Bajo la presidencia de Sergio Silva Bascuñán se forjó un sector líder, colaborador e innovador en la región.

Así, un visionario grupo de empresarios fundaron la CChC La Serena y consolidaron la presencia en el norte, luego de la inauguración de la sede de Calama. Los empresarios José Rivera Marín, Iván Araos, Alfredo Prieto, José Bertolino y Daniel Mas Rocha, dieron vida al gremio local, un 5 de junio de 1980.

Bastaron un par de semanas para que se diera el vamos desde la mesa nacional y se echara andar la maquinaria local. Incluso, en aquellos años, las primeras sesiones se realizaron en la casa de uno de los socios en calle Eduardo de la Barra.

Hoy, el gremio regional cuenta con 153 socios y un rol activo, constructivo e influyente en la región y en el que se destaca su voz consolidada y requerida.