Macarena_Martel_Sandoval_cchc.JPG
Macarena_Martel_Sandoval_cchc.JPG

Y seguimos esperando un Plano Regulador para Valdivia

13 / 02 / 18

Nuestra capital regional, también denominada “La perla del sur” es una ciudad de un entorno natural envidiable y amigable, lo que le ha valido ser la segunda capital regional con mejor calidad de vida de Chile, según el último estudio del Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU) que realiza la Cámara Chilena de la Construcción junto a la Universidad Católica.

Pero estos buenos indicadores se irán viendo afectados por la falta de un instrumento actualizado para planificar el desarrollo de la ciudad de Valdivia. La carencia de un Plan Regulador Comunal renovado en “La perla del sur”, trae consigo descoordinación en la gestión urbana, escasez relativa de suelo y aumento de su valor, más dificultades para ejecutar proyectos, limitaciones a la oferta de viviendas y mayor segregación social. Es por ello, que es tan importante contar con la actualización del Plan Regulador Comunal para que se establezcan lineamientos para el desarrollo físico de sus áreas urbanas como zonas habitacionales, de trabajo, equipamiento y esparcimiento, así como establecer las condiciones y características de las construcciones.

Para avanzar hacia una nueva convivencia urbana, que resuelva la crisis de planificación que afecta a Valdivia y numerosas ciudades del país, como Cámara Chilena de la Construcción proponemos abordar tres pilares fundamentales: El primero es la Adaptabilidad, a partir de una visión de largo plazo, las ciudades y comunas deber poder adaptarse, creciendo por extensión, densificación y renovación, para acoger a nuevos habitantes de todos los estratos socioeconómicos sin afectar la calidad de vida de los actuales residentes. El segundo es la Planificación, ésta debe ser sistemática, participativa (amplia, oportuna, indicativa y propositiva), accesible y comprensible para todos, que vele por la integración social y que coordine las acciones de los entes que actúan sobre el territorio. Tercer pilar, la Gobernanza, donde las áreas metropolitanas deben tener un gobierno metropolitano, que puede recaer en una persona elegida democráticamente, en un órgano público o en un ente público-privado, tal como existe en algunos países desarrollados.

Sin duda, Valdivia necesita urgentemente un ordenamiento territorial para construir realmente una ciudad sustentable, más equitativa y justa, más integrada socialmente, más democrática y participativa. Ojalá este anhelo no se demoré otro año más.

Macarena Martel Sandoval

Consejera Regional CChC Valdivia