Marcela_Torres%2C_columna_opini%C3%B3n.jpg
Marcela_Torres%2C_columna_opini%C3%B3n.jpg

Un nuevo obstáculo para acceder a la vivienda

28 / 10 / 21

Ante el debate sobre las exenciones tributarias y la posibilidad que se elimine el crédito especial a la construcción de viviendas, es importante tener claridad de los impactos que esto provocaría en las familias vulnerables, emergentes y de clase media que hoy se ven favorecidos por esta ayuda del Estado para cumplir el sueño de la casa propia, sobre todo en Antofagasta donde el déficit habitacional supera las 25 mil viviendas.

El crédito especial a la construcción de viviendas es un beneficio para el comprador que como gremio estimamos beneficia a cerca de 9 de cada 10 familias que adquieren una casa o departamento, esto es, aproximadamente 116.000 familias, de las cuales unas 48.000 tienen como único apoyo del Estado este mecanismo, porque no califican para un subsidio.

Son familias de grupos socioeconómicos emergentes, y sobre todo de clase media, que de una u otra forma les será más difícil adquirir una vivienda. Por eso sostenemos que la eliminación del crédito especial, aumentará el costo de construcción en aproximadamente 12%, empujando por consecuencia al alza el precio de las viviendas. De hecho, en el sitio del Servicios de Impuestos Internos se señala que: “el beneficiario del 65% de crédito especial a la construcción es el comprador no contribuyente del Impuesto al Valor Agregado (IVA), puesto que debe pagar un menor precio al concretarse un contrato de construcción o compraventa, relacionado con el inmueble que ha sido destinado para fines habitacionales”.

Desde nuestro gremio proponemos que, si se elimina el crédito especial, se implemente al mismo tiempo en su reemplazo un mecanismo compensatorio o algún tipo de subsidio directo a las personas, lo que incluso ha sido sugerido por la OCDE y economistas nacionales al momento de estudiar las exenciones tributarias vigentes en Chile.

Como antecedente, un informe de la Dirección de Presupuesto arrojó que el 64% de los programas públicos evaluados este 2021 han tenido un mal o bajo desempeño. Ante eso y como primer paso, planteamos que se deben eliminar los que no cumplen su objetivo y aumentar la eficiencia de los demás para así obtener recursos que vayan directamente a fortalecer el sistema de pensiones. Respecto a los cambios al régimen tributario para viviendas DFL-2, hay que cuidar que no sean retroactivos porque, de ser así, se vulneraría un principio básico de cualquier política tributaria.

Finalmente, enfatizamos que un cambio de esta magnitud no puede hacerse sin considerar este hecho ni las consecuencias que tendría en el creciente déficit habitacional que afecta a nuestra región y al país. Como ciudadana de Antofagasta, los invito a informarse y analizar las diversas situaciones que nos presentan las urgencias de la agenda previsional nacional, porque ante nuestro déficit cada vez más creciente de vivienda, debemos ser parte de esta discusión que afecta particularmente a nuestra ciudad y las familias que pretenden adquirir una vivienda.

Marcela Torres Moraga

Presidenta

Cámara Chilena de la Construcción (CChC) Antofagasta