Alicia_Vesperinas_-_Opinion.JPG
Alicia_Vesperinas_-_Opinion.JPG

Tengo un plan…

29 / 09 / 18

Por Alicia Vesperinas

Presidente CChC Osorno

Publicada en Diario Austral Osorno el 29 de septiembre, 2018.

 

Dicen que un propósito sin un plan no es más que una ilusión. ¿Cuántas veces hemos soñado con perder peso, iniciar un negocio o aprender algo nuevo y quedamos ahí? No pasamos de la idea. Es porque nos falta un plan. Un plan supone tener claro el objetivo, establecer la estrategia, asignar plazos, recursos y responsables…y lo más importante, seguir fielmente sus etapas.

Un plan que debería interesarnos a todos los osorninos, es definir cómo queremos que sea nuestra ciudad, cómo la imaginamos de aquí a quince años más. Es lo que se establece en el Plan Regulador. Este instrumento señala el límite de las áreas urbanas de las comunas, las condiciones de ocupación del territorio a través de normas urbanísticas, las vías estructurantes y las zonas o inmuebles de conservación histórica, entre otras cosas. De esta forma decidimos qué se puede hacer y qué no en cada lugar con un horizonte de largo plazo.

Un estudio elaborado por la Cámara Chilena de la Construcción estableció que el 30% de las comunas del país no tiene un plan regulador. Así mismo el 85% de aquellos planes reguladores de comunas con más de 50.000 habitantes, tiene una antigüedad promedio de 18 años. Es decir que vivimos en una especie de crisis de planificación a nivel nacional. Por lo tanto, no es raro que los problemas nos estallen y tengamos la sensación de permanente reacción. Ejemplos sobran.

Hacia dónde creceremos, cuántos habitantes más podremos acoger, cómo solucionaremos la congestión del tránsito, dónde depositaremos la basura, qué haremos con nuestros ríos, dónde se instalarán las industrias son preguntas que debemos plantearnos. Las respuestas las tiene la comunidad porque finalmente, la ciudad es para que vivamos todos en armonía.

Nuestro gremio continuará impulsando las conversaciones tendientes a generar consensos y colaborar con la autoridad en la formulación de un plan. Todos los aportes son bienvenidos, mientras más se involucren mejor será. El desafío es grande, muchos son los intereses que hay que conjugar, pero valdrá la pena. Esperamos poder decir finalmente, ahora sí… ¡tengo un plan!