Rodrigo_Vargas_presidente_CChC_Talca_%281%29_%281%29_%281%29_1.jpg
Rodrigo_Vargas_presidente_CChC_Talca_%281%29_%281%29_%281%29_1.jpg

SIGAMOS CONSTRUYENDO UN CHILE PARA TODOS

02 / 11 / 21

Cada día más familias se están viendo enfrentadas a crecientes dificultades para obtener su casa propia en nuestro país y el Maule no es la excepción. Sin embargo, gracias al trabajo que hemos realizado durante años en una firme alianza público – privada hemos podido avanzar en contener el déficit habitacional en la zona, obteniendo algunos resultados bastante positivos.

Un ejemplo concreto de ello es que nuestra región presentó durante el 2020 la menor cantidad de familias en situación de campamentos (114 familias), a lo largo de Chile, y la menor cantidad de familias por campamento en el 2019 y 2020.

En esta línea, hemos seguido avanzando en la materia y de acuerdo a antecedentes entregados recientemente por la Seremi de Vivienda, en la actualidad solo contamos con tres microcampamentos en nuestra región los que estamos abordando de manera conjunta en una Mesa de Trabajo.

Lo anterior pareciera ser un escenario controlado y promisorio para los maulinos en el ámbito de la vivienda, en el que nuestro sector podría seguir atendiendo, con apoyo de los subsidios estatales, los requerimientos habitacionales de las personas que habitan nuestro territorio.

Sin embargo, hay dos aspectos que plantear al respecto antes de sacar una conclusión. Primero, sabemos que mirar solo la población que vive en campamentos no nos da un diagnóstico completo de la realidad del déficit habitacional en una zona, pero nos enfocamos en este grupo de personas como prueba de los avances que hemos logrado porque son la cara más visible, dramática y dolorosa de las falencias de nuestras políticas de vivienda.

Segundo, hoy enfrentamos una crisis social y económica, que provoca incertidumbre en los chilenos, con un fuerte impacto inflacionario y tasas de interés al alza, acentuadas por el posible cuarto retiro de las AFP, que impacta a quienes menos tienen pagando más con el aumento de tasas y de los créditos. A esto, se suma el proyecto, anunciado por
el ejecutivo, que busca eliminar el crédito especial a la construcción, instrumento que ha servido durante años para impedir el aumento del costo de construcción de las viviendas por efecto de la aplicación del IVA y que va en directo beneficio del cliente final.

Estas situaciones, sin duda, que nos preocupan de sobremanera al pensar en las más de 120 mil familias a nivel nacional pertenecientes a grupos vulnerables, emergentes y medios que anualmente acceden a una vivienda con el apoyo de este beneficio. Y especialmente nos referimos a aquellas personas que solo usan este mecanismo y que producto del alza del costo de las viviendas tendrán que resolver su problema solo a través de la postulación al subsidio habitacional.

En este nuevo escenario que nos impulsa a todos a buscar soluciones conjuntas, nuestro llamado es a conservar lo que nos ha llevado a avanzar en la disminución del
déficit habitacional en el Maule como la industrialización en la vivienda; las economías de escala; una potente generación de proyectos para los programas de subsidio DS 49, DS19 y DS01 y, por supuesto, la firme alianza de trabajo público- privado, que hemos afianzado a través de los años.

Asimismo, es pertinente considerar los aprendizajes que hemos tenido producto de crisis anteriores como la que vivimos post terremoto del 27 F, cuando una de las medidas más importantes que permitió la reconstrucción de nuestras ciudades- atendiendo oportunamente los requerimientos de vivienda de cientos de familias- fue el aumento en el número de subsidios asignados por parte del Estado, medida que sin duda debería ser considerada por el ministerio en esta oportunidad.

Así como también se debería mejorar lo existente generando nuevas propuestas que aporten a avanzar en el déficit cero como por ejemplo mejorar la política de arriendo, trabajar en soluciones diferenciadas para adultos mayores, evaluar un sistema de apoyo para el pie de las viviendas o considerar un IVA diferenciado a la compra de una casa o
departamento.

Lo cierto es que propuestas hay muchas y siempre pueden generarse nuevas alternativas, pero lo fundamental es que por sobre cualquier iniciativa el sector público continúe trabajando unido con el privado, como siempre lo hemos hecho, lo que ha permitido año a año entregar miles de viviendas para las familias que viven en nuestro país de norte a sur, acordando soluciones conjuntas para poder seguir construyendo un CHILE PARA TODOS.

Rodrigo Vargas Waman, Presidente
CChC Talca