Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP_%28web%29.jpg
Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP_%28web%29.jpg

Señales y expectativas para 2017

24 / 01 / 17

Un estudio de la CChC alerta sobre las posibilidades de que en 2017 los índices de desempleo en la construcción a nivel nacional se sigan acrecentando, llegando al 11%. Esto en línea con las proyecciones del gremio insertas en el informe MACh, que indican que 2017 será el tercer año consecutivo que la inversión sectorial se mantendría estancada, retrocediendo un 0,1%.

Según el Presidente nacional de la Cámara, Sergio Torretti, esto es “una clara manifestación de la debilidad de la economía y del estancamiento de las decisiones de inversión”, tomando en cuenta que la construcción en gran medida depende del desempeño de otras actividades productivas.

¿Cómo vemos a la región en este escenario?

Cerramos un complejo 2016, que se manifiesta en el promedio de -1,5% entre enero y noviembre del INACOR, en el desempleo en la construcción que llegó a un 12,8% en el trimestre septiembre-noviembre y en una disminución en los permisos de edificación de un 32,5%, comparado con el 2015.

Así, tal como se observa a nivel nacional, el 2017 tampoco se ve auspicioso para la región, más aún por factores que se mantendrían desde años anteriores, como la falta de rotación de nuevos proyectos, el complejo contexto por el cual atraviesa la minería (que marca las expectativas de la economía regional) y el deterioro del mercado laboral.

Pero esto no puede dejarnos de brazos cruzados, los actores regionales debemos trabajar con una visión común sobre Atacama. En este sentido, pensamos que a corto plazo se debe ser más eficiente en el gasto de presupuestos públicos, buscando mecanismos para tener impacto en una mayor cantidad de empresas regionales y, por consiguiente, en mano de obra local.

Por su parte, para el largo plazo, se debe trabajar sobre áreas estructurales, que tengan incidencia en fomentar las inversiones y mejorar la calidad de vida, como son planificación urbana (actualización de planes reguladores y estrategia al 2050) y el desarrollo de infraestructura crítica, que tendrá impacto sobre actividades productivas con alto potencial, como turismo.

De esta manera, 2017 será un año donde las expectativas estarán marcadas por las señales que se den al crecimiento económico y a la importancia que se le otorgue para el futuro desarrollo del país y de nuestra querida región.

Juan José Arroyo Díaz, Presidente Cámara Chilena de la Construcción Copiapó