Alberto_Iturra_B..jpg
Alberto_Iturra_B..jpg

Copiapó: Hacia el Cero Accidentes Fatales

15 / 06 / 17

El 2016 fue un año donde se prendieron las alarmas en el sector construcción, ya que hubo un aumento de accidentes fatales con respecto a 2015, produciéndose un retroceso en un ámbito que tiene cada vez mayor preponderancia entre las empresas de nuestro país y región: la seguridad laboral y la salud y prevención en el trabajo.

Como integrantes de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), gremio que está extendido desde Arica a Punta Arenas, hemos convenido que esto no es aceptable, que la dimensión ética de nuestro trabajo debe tener como objetivo primordial el resguardo y cuidado de nuestros colaboradores, por lo que hemos lanzado desde fines del año pasado la campaña Cero Accidentes Fatales, en conjunto con Mutual de Seguridad, que busca erradicar los accidentes con resultado de muerte.

Sabemos que no es una tarea fácil. Los riesgos propios de nuestra actividad nos obligan a redoblar los esfuerzos y principalmente a comprometer a toda la cadena que participa en la organización -ejecutivos, supervisores, trabajadores y proveedores- con este objetivo, comenzando por el liderazgo que deben tener los dueños y directores en esta área, que no es posible de delegar, sino que debe ser propia de la gestión y parte fundamental de la sostenibilidad que puedan tener las empresas de cara al futuro.

Todos debemos contribuir en este desafío, partiendo por generar espacios donde los trabajadores, quienes son los más expuestos, puedan reportar incidentes que de no detectarse en el momento justo puedan convertirse en accidentes que lamentar. También comunicar a través de distintos soportes, que van desde capacitaciones hasta elementos gráficos dentro de las obras, que no hay nada más importante que la vida de cada uno, llegando finalmente a un estado de percepción común entre empresarios y trabajadores de la construcción que se vincule en los espacios laborales como “cultura de seguridad”.

En la región ya somos 30 los asociados de la CChC que nos hemos sumado a esta campaña y a nivel nacional ya son 350 las empresas y personas que se han comprometido con esta iniciativa. Todos llevan como recordatorio una pulsera azul, que representa que el compromiso está en sus manos.

En seguridad no podemos cruzar los brazos, no podemos dormirnos un solo día, aquí no existen éxitos, porque la prevención no duerme, debe estar presente desde que nos levantamos hasta cuando nos vamos a acostar, desde que entramos al trabajo hasta que nos vamos de vuelta al hogar. Es momento de tomar en nuestras manos un compromiso que está íntimamente relacionado al futuro que esperamos para Chile y Atacama.

Alberto Iturra Benavides

Presidente Comisión de Seguridad CChC Copiapó