Patricio_Pavez_S.%2C_presidente_%28recortada%29.JPG
Patricio_Pavez_S.%2C_presidente_%28recortada%29.JPG

Seguridad en las obras

16 / 12 / 15

Durante los últimos años las empresas de los distintos sectores productivos han considerado como un valor importante la seguridad laboral de sus trabajadores, siendo el área de la construcción una de las más preocupadas por esta realidad, lo cual se evidencia en los bajos índices de accidentabilidad del sector.

Sin duda, esto ha sido posible gracias al compromiso de los directivos y trabajadores, quienes en conjunto desarrollan programas preventivos, los cuales contemplan acciones específicas y asignan responsabilidades a cada participante de la empresa. De esta manera, se involucra a los trabajadores en temas de seguridad laboral; y a la vez se mantiene su bienestar físico, mental y social.

Por su parte, la empresa se compromete a realizar sus labores con una meta de cero accidentabilidad, a brindar capacitaciones, a disponer de todos sus recursos para la óptima salud de su población laboral; y a cumplir con cada una de las disposiciones legales vigentes. Para facilitar estas tareas, se debe evitar la alta rotación laboral, debido a que es imprescindible formar equipos de trabajo sólidos que promuevan una cultura laboral preventiva.

Estas medidas, han permitido a las constructoras disminuir notoriamente su tasa de accidentabilidad. El último estudio realizado por la Mutual de Seguridad CChC, indicó que el promedio acumulado de accidentabilidad nacional es del 2.83%, mientras que nuestra región alcanza un 1.86%, cifra que demuestra que estamos haciendo un buen trabajo, pero que aún podemos mejorar.

Es indispensable asumir costos para reducir gastos, a través de la implementación y desarrollo de políticas de seguridad laboral al interior de la empresa, considerando este tema como una inversión más. Además, estas medidas garantizan adecuadas condiciones laborales al trabajador, desde sus elementos de protección personal hasta una óptima implementación de la faena.

Para una empresa constructora tener un bajo índice de accidentabilidad laboral, es una ventaja competitiva que permite asumir nuevos desafíos con una calificación de empresa segura que se preocupa por el bienestar de sus trabajadores.