Rodrigo_Vargas_Presidente_CChC_Talca_envio.png
Rodrigo_Vargas_Presidente_CChC_Talca_envio.png

RECUPERACIÓN DEL EMPLEO FEMENINO EN LA CONSTRUCCIÓN

Durante el último censo en nuestro país de los 5,45 millones de hogares encuestados, 2,15 millones declararon contar con una jefatura de hogar femenina. Una relevante cifra que corresponde a más del 39% de las familias censadas.

Sin duda, un importante segmento de la población que se ha visto fuertemente impactado por la pandemia en el que la pérdida de empleo de miles de mujeres ha hecho que retrocedamos, de acuerdo a cifras de la Cepal 10 años en esta materia, retornando a una desigualdad que pensamos habíamos comenzado a dejar atrás.

Nuestro rubro no ha sido la excepción a esta situación. En el trimestre agosto-octubre de 2019 catastramos a más de 70 mil mujeres ocupadas en obra. Sin embargo, durante el tercer trimestre de 2020, se comenzó a observar una menor participación de mujeres en el sector (cerca de 39 mil en promedio), es decir una pérdida de alrededor de 30 mil
puestos de trabajo.

Si nos comparamos con otros países, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadísticas, la participación total de las mujeres en la construcción en Chile es de 7%, lejos
de las cifras promedio de países de Europa como Francia que alcanza el 17% o Alemania que llega al 10%.

En este escenario es que hemos querido aportar como gremio a la solución de este importante tema comprometiéndonos de manera activa al adoptar una serie de medidas tendientes a impulsar buenas prácticas inclusivas, potenciar la capacitación de las mujeres y fomentar la participación femenina en obra, trabajando de manera colaborativa
con distintas entidades y seremis en la Mesa técnica de trabajo “Mujer y Construcción” en la que participamos junto al Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género.

Asimismo, constituimos el Grupo de Trabajo Mujeres de la CChC, el cual tiene como líneas de acción comprender la realidad actual de la mujer en la construcción; aumentar la participación de nuestras mujeres socias en las instancias gremiales y potenciar, visibilizar e impulsar el crecimiento profesional de las líderes ejecutivas de las empresas del sector.

Y es que estamos seguros de que para abordar este tipo de desafíos debemos hacerlo de manera colaborativa con esfuerzos que emanen desde el Estado, pero también del mundo privado, en que la mujer sea reconocida como un elemento esencial para la reactivación de nuestro país y nuestras regiones, dándoles el espacio que les corresponde. Con esto no sólo se avanzará en materia laboral, sino que se les permitirá a muchas familias, sobre todo a las monoparentales lideradas por una jefa de hogar, mejorar su calidad de vida.

Es por eso que nuestro llamado es a que las distintas áreas productivas del país, en especial nuestras empresas del sector, promuevan puestos de trabajo compatibles con las diferentes realidades y roles que cumplen las personas. Necesitamos orientarnos, tanto el sector público como el privado, a erradicar las trabas que aún persisten en la sociedad, a fin de que la mujer pueda seguir desarrollándose laboralmente, compatibilizando su vida personal y familiar.

Además, no olvidemos que, de acuerdo a estudios proporcionados por el Ministerio de la Mujer, las empresas con una relevante contratación de mujeres, sobre todo en cargos directivos, son más productivas, lo que no sólo nos aporta económicamente como país, sino que también nos permitiría caminar hacia una sociedad más justa y con mayor
equidad.

Rodrigo Vargas W.

Presidente CChC Talc