Iv%C3%A1n_Jara%2C_presidente_CChC_Antofagasta_2_%281%29.JPG
Iv%C3%A1n_Jara%2C_presidente_CChC_Antofagasta_2_%281%29.JPG

Proyecciones MACh 53: El desafío de la construcción

16 / 09 / 20

Hace algunos días la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) dio a conocer el informe Macroeconomía y Construcción, MACh N°53, entregando una proyección de la industria para los próximos meses, y los resultados no son alentadores.

Es indudable el impacto en la actividad y la inversión en construcción de la crisis social de octubre 2019, la pandemia y en consecuencia la crisis económica, debido a la paralización de obras en ejecución, menor actividad en proyectos mineros y postergación de nuevas iniciativas de inversión.

En materia de vivienda pública para sectores vulnerables la situación no es auspiciosa. Desde septiembre 2017 que no se realiza un llamado a concurso. No existen permisos de construcción para vivienda social desde octubre de 2019. Si bien, la meta es alcanzable de acuerdo a lo presupuestado, es porque existen proyectos de arrastre del año 2017 que obtuvieron permiso de construcción en 2019 y cuya edificación se está ejecutando este 2020.

En cuanto a vivienda para sectores medios, este año se presentaron ocho proyectos por 2.114 viviendas para un cupo de 400 subsidios. Por lo que es necesario retomar los llamados a concurso para más subsidios de integración social DS19, y DS49 para vivienda social.

La inversión en vivienda privada, por otro lado, se profundiza debido a los 18 proyectos habitacionales paralizados a raíz de la cuarentena en la ciudad, que equivalen a 2.556 viviendas y 7.668 trabajadores.

Las obras de infraestructura a nivel nacional también se vieron afectadas con paralizaciones e interrupciones, reduciendo la dotación de trabajadores para asegurar el distanciamiento físico y prevenir contagios, lo que afectó los cronogramas de términos de obras y que por supuesto ha incrementado los costos para los proyectos de infraestructura y vivienda estimado en US$3.648 millones, lo que representa el 26% del PIB sectorial, 12% de la inversión sectorial y 51% de la ocupación sectorial.

Con este escenario consideramos necesario que, para resguardar la sostenibilidad de las empresas se requiere ampliar, implementar y/o flexibilizar nuevos mecanismos de acceso a financiamiento, y aquí esperamos también una reacción de la banca que, en periodo de pandemia, ha guardado silencio y solo se deja llevar por las indicaciones del gobierno.

Por otra parte, establecer un plan de desconfinamiento, tanto a nivel general como para las empresas, con parámetros, etapas y condiciones claras para no poner en riesgo la salud de las personas, y poner en marcha un robusto plan de reactivación logrado mediante un acuerdo nacional para que sea eficiente, pero lo más importante ágil y no burocrático, sin letra chica y reitero con las personas primero, como lo pide hoy la ciudadanía.

Hoy la crisis sanitaria nos ha puesto el desafío de alcanzar más que nunca el crecimiento con calidad de vida y cuidado por la vida, y tenemos la oportunidad de lograrlo fortaleciendo alianzas público-privada y empresa-trabajador, resguardando la salud de todos para ir paulatinamente recuperando el empleo, la comunicación y el diario vivir, con proyectos que garanticen el desarrollo urbano sostenible.

Iván Jara Alarcón

Presidente CChC Antofagasta