Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP_%28web%29.jpg
Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP_%28web%29.jpg

Proyecciones de desempleo

24 / 01 / 17

La semana pasada la CChC realizó una actualización en sus proyecciones de desempleo para 2017 en el sector construcción a nivel nacional, subiéndolas de 10,1% a 10,9%, en línea con el deterioro del mercado laboral, que en el caso de la construcción está cerrando el 2016 con números que se acercan a los dos dígitos (según datos del INE, marcó 9,9% en el trimestre móvil septiembre-noviembre). Si llegara a suceder esto el próximo año, sería la peor cifra desde 2014.

En este contexto, ha sido la zona norte la que se ha visto más afectada, tomando en cuenta que las tres regiones que presentan más altos índices de cesantía en la construcción en el último trimestre analizado son, en orden, Antofagasta (15,7%), Coquimbo (14,6%) y Atacama (12,8%). Tres zonas que hasta no mucho contaban con un gran dinamismo económico y que sin duda la baja en la minería (que, por ejemplo, representa alrededor del 50% del PIB de Atacama) ha jugado un rol preponderante en esta disminución.

Se debe recordar además que la construcción depende mayoritariamente de las decisiones de inversión de otros sectores productivos, por lo que su vitalidad está asociada al crecimiento del país -siendo además un símbolo de este, ya que son obras tangibles- y su disminución a su bajo dinamismo, desde ahí nace la noción de que es un “termómetro de la economía”. Esto sin contar la cantidad de mano de obra que integra, con muchos trabajadores que difícilmente se podrían integrar a otras áreas, cumpliendo un rol muy relevante en la capacidad de generar trabajo en el país y región.

Por lo que la baja en sus proyecciones para 2017, tendrá impacto en el mercado laboral en Atacama, más aún considerando la falta de inicio de nuevos proyectos y la disminución de la inversión privada -según la Corporación de Bienes de Capital (CBC), se han pasado de los US$ 23 mil millones que se esperaban para la región en diciembre de 2011, a US$ 2,5 mil millones en junio de 2016-.

Ya en 2016 las tasas de desempleo de la construcción en la región superaron el promedio que tuvo la actividad desde el año 2010 (10,1%). En 2017, año que estará marcado por las elecciones presidenciales y parlamentarias, se necesita de señales claras para la reactivación de la economía y, sobre todo, de priorizar el empleo y la mano de obra regional, área que es fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas.

Juan José Arroyo Díaz, Presidente Cámara Chilena de la Construcción Copiapó