Andres_Angulo_Presidente_CChC_Osorno_1.JPG
Andres_Angulo_Presidente_CChC_Osorno_1.JPG

Osorno y su futuro

Por Andrés Angulo, presidente CChC Osorno

Publicado el 29 de marzo 2021 en la Edición de Aniversario de Osorno del Diario Austral


En el año 250 a.C., comienza la historia de París; uno de los sitios predilectos al momento de hablar de ciudades y urbanismo. Aunque anteriormente llevaba “Lutecia” por nombre, la fundación de la capital de Francia, ocurrió hace 2271 años. Por ende, podríamos concordar en que Paris es hoy una sino una urbe madura, al menos una adulta.

En esos momentos, dónde ‘Osorno’ no resonaba si quiera en la mente de García Hurtado de Mendoza, quien la fundaría en 1558, Paris ya contaba con más de dos milenios. Es por eso que sí seguimos aquella lógica, los 463 años que hoy celebra Osorno, la convertiría en una comuna que aún goza de plena juventud. Qué al igual que los pubescentes, se encuentra dispuesta a adolecer cambios, y observa el futuro con miras de esperanza; pues no necesita de revocar el pasado para subsistir, sino que sólo recordarlo con orgullo.

La juventud, en los humanos, es un momento de auto-conocimiento. En las ciudades, las identidades se re-construyen durante ese período, con el fin único de definir quiénes son, y hacía donde caminarán en un futuro.

Es función de los padres leer los dones y destrezas de los hijos de tal modo de guiarlos en su desarrollo y crecimiento, velando para que las oportunidades de la vida les sean de todo beneficio. Tal como criar un hijo, es labor del arte del urbanismo leer en la ciudad dones y destrezas a fin de planificar un desarrollo que garantice su máxima expresión y esplendor.

El territorio nos ha regalado al menos dos dones: la fertilidad y la ciudad esquina. La primera es el don de la tierra que se expresa en la agricultura y la segunda es de conectividad a escala del eje longitudinal del país intersectado por la transversal del eje bioceánico. En la Cámara Chilena de la Construcción Osorno, creemos que es necesario apropiarnos de nuestra identidad, y potenciar las cualidades que se convierten en oportunidades de desarrollo.

Por cierto, mientras Osorno celebra 463, la CChC cumplirá 25 años desde que un grupo de osorninos, profesionales y empresarios del sector liderados por el constructor Orlando “Pichi” Monsalve, soñaron con consolidar una delegación del gremio de la construcción para aportar al desarrollo. En un principio, hubo 15 socios comprometidos con el engrandecimiento de su comunidad, provincia y región; hoy, somos cerca de 70. Y aunque los objetivos han debido adaptarse a los cambiantes tiempos y las estrategias se han re-pensado, siempre esperando aportar al bien común; los principios locales y los valores institucionales, continúan siendo los mismos: servir a nuestra comunidad mejorando la calidad de vida de las personas, y velar por el futuro del ‘joven’ Osorno.