Luis_Coevas_Araya%2C_Presidente_CChC_Iquique.jpg
Luis_Coevas_Araya%2C_Presidente_CChC_Iquique.jpg

NO OLVIDAR

26 / 01 / 22

Han pasado más de dos semanas del lamentable incendio que destruyó más de 200 viviendas y afectó la vida de cientos de personas que vivían en el campamento Laguna Verde. Los medios de comunicación transmitieron largamente los detalles de lo sucedido y la impactante imagen de una nube de humo cubriendo un sector de Iquique, se difundió incluso más allá de nuestras fronteras. Pero una vez superada la emergencia, cambia el foco de interés y son otros los temas que captan la atención, dejando casi en el olvido el dolor de las personas, y una problemática que urge abordar: el déficit habitacional.

De acuerdo con los catastros vigentes, a nivel nacional, son más de 600 mil personas las que viven en condiciones de precariedad, en asentamientos irregulares, en campamentos o como allegados, números que siguen creciendo producto de la pandemia y la crisis económica profundizada por sus efectos.

En nuestra región, y especialmente en Iquique y Alto Hospicio, la situación de viviendas irregulares y precarias, instaladas en suelos no aptos ni densificados, se ha transformado en una situación crítica, que requiere la atención urgente y coordinada de todos los actores públicos y privados.

No debemos ni podemos seguir postergando una responsabilidad básica, como es disponer soluciones concretas a temas esenciales, que involucran el presente y futuro de miles de personas que aspiran a tener una vivienda definitiva y en condiciones elementales para seguir construyendo sus vidas.

En esa línea, recientemente, la CChC en conjunto con diversas organizaciones y dirigentes vecinales, lanzó la plataforma Déficit Cero, para fijar urgencias con sentido territorial y proponer una ruta que, en plazos muy definidos, logre aportar a una nueva política pública en vivienda.

Estamos convencidos que es el camino a seguir, para no continuar exponiendo a tantas personas a concentrar todos sus esfuerzos en una aspiración de vivienda que nunca llega a ser definitiva.