Mario-Zerega.jpg
Mario-Zerega.jpg

Los Ángeles, una metrópoli para el futuro

Por Arquitecto Mario Zerega
Presidente de la Comisión Ciudad y Territorio de CChC Los Ángeles

Hoy, cuando conmemoramos un nuevo aniversario de Los Ángeles, queremos mirar nuestra ciudad y plantear algunas reflexiones y preguntas con el objetivo de avanzar hacia una nueva convivencia urbana, hacia un futuro que nos permita soñar la ciudad de 2030, o la ciudad del tercer centenario.

Las ciudades no son simples espacios comunes donde convergen las personas. Hoy, las ciudades son la oportunidad para el desarrollo personal mediante la valorización del entorno urbano, su equipamiento, las áreas verdes, accesibilidad, servicios y conectividad, que en su conjunto otorgan calidad de vida a sus habitantes.

Y entonces, que el espacio urbano donde habitamos ofrezca el bienestar territorial se transforma no solo un sueño, sino en un imperativo, por el que todos debemos trabajar. Y hoy, cuando celebramos nuestros 282 años de historia, creemos necesario profundizar el proceso que iniciamos en 2018, cuando se trabajó con el Consejo Urbano el proyecto Visión de Ciudad.

En aquella oportunidad, cuando se les preguntó a los angelinos cómo les gustaría que fuera conocida en 10 años la ciudad, conceptos como ciudad turística, ciudad comercial o universitaria figuraban, destacándose como oportunidad que somos una urbe en expansión y modernización, que cumple un rol estratégico como nodo de integración territorial y punto de encuentro para las comunas aledañas.

Por eso, hoy es el momento de plantearnos tener una visión más integral de lo que Los Ángeles será en diez o veinte años más. No debemos quedarnos solamente con los límites de nuestra comuna, sino pensar también en cómo conectamos con las comunas cercanas, cómo mejoramos el transporte hacia esos sectores o qué obras públicas podemos realizar para mejorar la calidad de vida de quienes se trasladan hasta la capital provincial.

No estamos solos, estamos conectados con las urbes que convergen hacia nuestra ciudad en busca de las oportunidades y el acceso a servicios. Pensar en nuestro futuro es también pensar en el futuro de esas comunas.

Así Los Ángeles, Centro y Centralidad Urbana, en tanto condición definida por la capacidad de atraer y concentrar algún tipo de actividad, dirigiendo, atrayendo flujos y poseyendo influencia más allá de su núcleo, son de la mayor pertenencia.

¿Y cómo podemos responder a estos desafíos? Desde nuestro gremio, creemos que el camino es posible si se piensa en Los Ángeles y sus alrededores como una Zona Metropolitana, de la forma que lo son hoy conurbaciones como La Serena, el Gran Valparaíso, Concepción y Puerto Montt, y esto es posible hoy, principalmente porque las condiciones necesarias están ya dadas, las leyes y reglamentos a disposición, y los estudios que avalan esta posibilidad han sido realizados y están en manos del Gobierno Regional, como también de otras instituciones.

Bajo esta mirada, y respaldada por un Decreto de Zona Metropolitana, es que se ayudaría a trabajar de manera más integral las políticas que ayudan a gestionar, anticipándose, por ejemplo, al aumento de población y el crecimiento de la economía de la zona. Pensar en el transporte, las obras públicas o el desarrollo de la vivienda del futuro no puede quedarse solamente entre los límites actuales de Los Ángeles.

Esta declaratoria nos permitiría automáticamente, en función de esta nueva realidad, poder modificar y actualizar nuestro propio Plano Regulador y desarrollar los PRI, o planes reguladores Intercomunales, de forma de pensar cómo nos relacionamos con nuestro “Hinterland” o área de influencia, como por ejemplo con las comunas de Mulchén, Santa Barbara, Nacimiento o Cabrero, por nombrar algunas cercanas, y cómo conectamos todo esto con ellos. No se debe esperar a que ese momento llegue para pensarlo. Es este Los Ángeles, el de hoy, es el que debe reaccionar, solicitar, obtener y diseñar su propio futuro, el que comenzamos a soñar a partir de este momento.