Guillermo_Carbacho_Presidente_Comit%C3%A9_de_Proveedores.jpg
Guillermo_Carbacho_Presidente_Comit%C3%A9_de_Proveedores.jpg

La ley de Eficiencia Energética

05 / 08 / 21

En febrero de este año, se promulgó la ley 21.305 Sobre Eficiencia Energética, la que se publicó el 13 de febrero del 2021.

Dicha Ley tiene por objeto promover el uso racional y eficiente de los recursos energéticos. Para ello se considera elaborar el primer Plan Nacional de Eficiencia Energética, el que se irá renovando cada cinco años y estará a cargo del Ministerio de Energía en conjunto con otros ministerios.

Lo relevante de esta nueva ley es que estipula que viviendas, edificios, oficinas, etc. Deberán contar con una calificación energética para obtener la recepción final o definitiva por parte de la Dirección de Obras Municipales respectiva.

Cada construcción deberá contar con una etiqueta de eficiencia energética, la que tendrá por finalidad informar a sus usuarios o clientes, respecto de la eficiencia energética de la construcción, la que deberá ser incluida en toda publicidad de venta que realicen constructoras e inmobiliarias.

Esta nueva ley exige, además, hacer público el consumo energético de municipalidades, gobierno regional, instituciones públicas y los distintos poderes del estado, los que deberán velar por el buen uso de la energía en los inmuebles que usen.

Como organismo gremial relacionado a la construcción, estamos muy preocupados por informar y ayudar en el cumplimiento de la normativa. Tema que hemos ido avanzando y aplicado en la construcción desde hace ya más de dos décadas.

En los tiempos actuales, mucho se dice de Cambio climático, ahorro energía, eficiencia energética, etc. Y por ello queremos dar un poco más de claridad en los conceptos.

La eficiencia Energética, consiste en un ahorro de energía. Vale decir, lograr el mismo confort, el mismo rendimiento o realizar la misma función, con menos energía. O sea logrando un mejor aprovechamiento de los recursos de energía, sin derroches usando menos para lograr más.

En realidad son muchas las acciones o cambios en nuestro quehacer diario que se pueden realizar y que irán en el camino correcto: La aislación en la construcción, para reducir el uso de equipos de climatización. Mejorar el sistema de luminarias, el uso correcto de iluminación en los hogares, desconectar equipos cuando no se están usando, aprovechar el sol como fuente de iluminación y energía, a la hora de comprar electrodomésticos, fijarse en la etiqueta de eficiencia del producto, etc. Son muchas las formas de contribuir, solo hay que tomar conciencia de ello.