Pdte._Patricio_Pavez.jpg
Pdte._Patricio_Pavez.jpg

INFRAESTRUCTURA PARA LA REACTIVACIÓN

31 / 07 / 15

La economía es determinada en gran medida por las expectativas de las personas, sean estos trabajadores, empresarios o inversionistas. Es por ello que el nuevo Fondo de Infraestructura que se discutirá en el Congreso en 2016, ya ha capturado el interés de la industria de la construcción, especialmente de las empresas de obras civiles. Si bien es cierto, aún no existe siquiera un borrador de este proyecto ley, no es menos cierto que el solo anuncio de la medida puede tener claros efectos revitalizantes.

El anuncio evidencia la voluntad del gobierno de incentivar en forma seria la inversión en infraestructura en conjunto con el sector privado. Lo que no deja de ser relevante y trascedente al sustituir por una conversación la pauta unilateral que predominó en el primer tiempo de este mandato.

La generación de proyectos de infraestructura en el corto plazo tendrá efectos dinamizadores, pero sus principales efectos positivos se verán en el largo plazo. Hoy, que se comienza a hablar del tema, es importante señalar que para que esta iniciativa tenga éxito, debe constituirse el consejo que administre el fondo, con visión estratégica, procurando independencia y donde el estado y la sociedad civil mantengan una relación de equilibrio. Es vital que este organismo sea independiente de los gobiernos de turno, y que sea conformado por técnicos idóneos provenientes del estado y el sector privado.

Estos Fondos de infraestructura cuentan con ejemplos exitosos en España, Portugal y Europa del Este, donde se levantan capitales para la ejecución de proyectos. El caso de la propuesta chilena es distinto, el estado constituye un fondo sobre derechos existentes, esto es más bien nuevo, sin embargo el anuncio de su creación, que consulta aproximadamente USD $ 30.000 millones en proyectos, es motivo suficiente para ver el vaso medio lleno.