Fernando_Gonzalez._columna.jpg
Fernando_Gonzalez._columna.jpg

Hacia un exclusivo Puerto Varas

16 / 02 / 18

Un hermoso entorno natural es sólo uno de los factores que hacen de Puerto Varas una ciudad atractiva para vivir. El interés por habitar en esta zona se ve reflejado en su rápido crecimiento: Su población aumentó en 35% en los últimos 15 años, más de 2,3 % anual.

Este crecimiento y su fuerte potencial turístico han traído consigo desafíos propios de urbes en etapa de crecimiento. Lo anterior, condujo a las autoridades y distintos actores locales a trabajar en la actualización del Plan Regulador Comunal (PRC), el instrumento de planificación territorial más importante para definir cómo queremos que se proyecten nuestras ciudades. Como gremio compartimos plenamente la necesidad de que Puerto Varas cuente con un nuevo plano regulador, pero no así los límites de densidad para la construcción de viviendas aprobado en los últimos días por el Concejo Municipal.

El nuevo PRC de Puerto Varas, tal como está planteado, obstaculizará la posibilidad de acceso a la vivienda para gran parte de los puertovarinos, ya que limitará la construcción de unidades habitacionales o estas serán de 800 metros cuadrados en las zonas céntricas y 400 metros cuadrados en otras zonas, lo que provocará que solo se construyan más centros comerciales y hoteleros en lugar de hogares. (Considerando que las familias de nuestro país muestran un constante decrecimiento en el promedio de hijos) ¿Quién podrá costear una vivienda de tales dimensiones? ¿Por qué estamos haciendo de Puerto Varas una ciudad exclusiva y no inclusiva? Todos sabemos que Puerto Varas tiene una vocación turística ¿pero dónde comprarán sus viviendas los hijos de los puertovarinos?

De manera permanente hemos sostenido la importancia de generar diálogo para el encuentro de acuerdos que permitan el desarrollo de un Puerto Varas amigable con los vecinos, los turistas, el medio ambiente y los distintos sectores productivos.

También compartimos la visión de Puerto Varas como una ciudad turística, pero discrepamos enérgicamente de las limitaciones exageradas al crecimiento habitacional por sobre la comercial y hotelera de la comuna como lo establece el nuevo instrumento de planificación comunal, que no debamos esperar otros 30 años para su nueva actualización.