Guillermo_Ram%C3%ADrez%2C_presidente_CChC_CPP_%282%29.jpeg
Guillermo_Ram%C3%ADrez%2C_presidente_CChC_CPP_%282%29.jpeg

Futuros desafíos para Atacama

28 / 10 / 20

Con el resultado del plebiscito nuestro país inicia un proceso histórico, que nos llevará a definir las bases de nuestra convivencia, razón por la cual todos debemos hacer nuestros mayores esfuerzos para que la nueva Constitución sea producto del diálogo y la construcción de grandes consensos.

La gran mayoría de chilenos valoramos la paz y la democracia como pilares esenciales para la construcción de un mejor país y una mejor Atacama, por lo mismo es que en este
proceso que se abre, que fue apoyado por un alto porcentaje de sufragios, es importante que todos los actores políticos y sociales contribuyamos para que pueda avanzar en un marco de respeto y colaboración.

Mientras avance este camino, al cual aún le faltan definir varias etapas, debemos seguir trabajando en otros frentes que necesitan de respuestas urgentes, como por ejemplo la reactivación de la economía y el empleo, tomando en cuenta que ya son casi 2 millones de personas desempleadas en nuestro país por efectos de la pandemia.

Pero además la situación sanitaria que estamos viviendo obliga a que esta deba ser una reactivación segura, es decir que se apliquen todas las medidas sanitarias en línea con las directrices de las autoridades, un desafío que se podrá abordar con éxito sólo si trabajamos de manera mancomunada entre autoridades, empresas, trabajadores y familias.

En este escenario, creemos, la construcción puede jugar un rol clave. Primero, porque a nivel regional representa el 8% de la fuerza laboral (entre 8 a 10 mil personas) y el
10% del PIB; y, segundo, porque desde marzo venimos trabajando en base a un estricto protocolo sanitario -al cual el 100% de nuestras empresas socias locales se han
adherido-, el que ha tenido incidencia en que según la información de la Asociación de Mutualidades la tasa de contagios en el sector sea 2 de cada 1.000 trabajadores, muy por debajo de la media nacional.

La región debe avanzar decididamente en este sentido, recuperando puestos de trabajo de manera segura y sostenible, pero también en esta nueva etapa que se abre en Chile debemos fortalecernos como Atacama en base a un trabajo colaborativo que permita avanzar hacia una mayor autonomía, porque somos capaces de elegir y dirigir nuestro futuro.