Marcela-Ruiz-Tagle-Ort%C3%ADz.jpg
Marcela-Ruiz-Tagle-Ort%C3%ADz.jpg

El Coyhaique que queremos

13 / 08 / 21

Durante más de un año y medio, desde Corporación Ciudades impulsamos una Mesa de trabajo en

Punta Arenas para concordar la ciudad que soñaban sus habitantes. Estaban ahí las autoridades,

gremios, académicos, y distintas organizaciones de la comunidad. En un esfuerzo conjunto a la

Cámara Chilena de la Construcción de la capital magallánica, logramos reunir a actores que jamás

se habían juntado para soñar el lugar en que viven, de donde se obtuvieron propuestas de

planificación y proyectos urbanos concretos.

Fue un camino arduo, iniciado cuando aún no había ni estallido social ni pandemia. Ambas crisis lo

pusieron en riesgo, pero finalmente las ganas de avanzar fueron más fuertes que cualquier

contratiempo. No fue nuestra insistencia ni la de ninguna institución en particular, sino la

convicción de una comunidad reunida en torno a un fin lo que mantuvo de manera férrea este

tremendo ejercicio participativo de planificación urbana.

Hace unos días tuvimos la primera Mesa de “Coyhaique: La ciudad que queremos”, y me

entusiasmó la gran convocatoria de actores diversos. Allí estaban representantes de distintas

organizaciones de la capital de Aysén, con muchas ganas de aportar, escuchar, y por sobre todo de

poder ponerse de acuerdo en la planificación de su ciudad.

En un mes de agosto atípico, con un calentamiento global que nos hace tomar conciencia de que

somos parte del mundo y del inmenso cuidado que debemos tener con nuestros ecosistemas,

iniciamos este camino de acompañamiento para contribuir a definir el ADN de Coyhaique y

avanzar en una planificación urbana sustentable, sostenible, participativa e integradora, que sirva

como una hoja de ruta para los siguientes 30 o 50 años.

¿Qué haremos en los meses que vienen? Junto a la CChC de Coyhaique, promoveremos la reunión

de personas e instituciones, gestionaremos la participación de actores de otros lugares para que

entreguen sus miradas y experiencias, escucharemos, levantaremos información, recogeremos y

seleccionaremos ideas, consensuaremos una mirada de ciudad, sistematizaremos y haremos

propuestas concretas que recojan el ADN de una ciudad única, en medio de un entorno

impresionantemente bello, y extremadamente adverso.

Será un año de trabajo para consensuar diagnósticos, imagen objetivo y gobernanza del plan final.

Para ello se requerirá una ciudadanía activa, pues es entre todos como podemos construir una

mejor visión de ciudad, que impulse una planificación urbana que, en tiempos duros para cada

rincón del planeta, se hace cada vez más necesaria.

Nada de esto será posible sin la participación de la comunidad. Esperamos ser capaces de

convocar con entusiasmo para que participen en este proceso de diálogo que esperamos culmine

con un pacto de desarrollo para la ciudad de Coyhaique: la ciudad que queremos.