Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP_%28web%29.jpg
Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP_%28web%29.jpg

Desafíos urbanos de Copiapó

05 / 10 / 16

Se acercan las elecciones municipales y es importante poner en agenda temas relevantes para Copiapó, que tengan relación con la calidad de vida de sus habitantes y con su proyección como ciudad moderna de cara al futuro.

Esto porque actualmente tenemos una ciudad que ha crecido inorgánicamente, lo que quedó en evidencia frente a los aluviones del 25-M y en su poca capacidad de administrar sosteniblemente procesos de crecimiento económicos y demográficos expansivos, como fue el boom. Y cómo no, si el instrumento que permite su planificación, el Plan Regulador Comunal (PRC), tiene su última actualización en 2002, a pesar de que desde ese año hasta hoy población aumentó en casi un 20%, según el último censo.

Los Planes Reguladores no sólo están relacionados con disponer de terrenos para la construcción de viviendas, también son instrumentos para consolidar barrios y darles funciones (por ejemplo, barrio industrial, de esparcimiento), acercar servicios a las personas, proveer equipamiento, en definitiva ordenar equitativamente la ciudad, donde es importante incluir certeza jurídica a las inversiones y promover el desarrollo sustentable y de infraestructura que sustente su crecimiento demográfico.

Desde este punto de vista, los desafíos de las ciudades también deben integrar problemáticas contingentes, como son la llegada de inmigrantes, los caos viales, las nuevas formas de movilización (bicicleta particularmente), el transporte público (que es un elemento unificador urbano), la densificación, la resiliencia ante fenómenos naturales y la recuperación (y mantención) de la identidad patrimonial.

Copiapó no se puede quedar atrás en estos desafíos. Más pensando que las ciudades ya no sólo deben pensar en construcción de soluciones habitacionales, sino en cómo se integran socio-espacialmente a un conjunto de elementos que las componen, convirtiéndolas en un lugar integrador con los distintos estratos de la sociedad y asumiendo problemáticas de índole social, como pueden ser la delincuencia, el tráfico o la segregación.

Como CChC pensamos que no se puede seguir posponiendo abordar áreas claves para la habitabilidad y el bienestar de los copiapinos del hoy y del mañana; el bien común debe ser siempre la prioridad.