Andres_Angulo_Presidente_CChC_Osorno_1.JPG
Andres_Angulo_Presidente_CChC_Osorno_1.JPG

De la ciudad monocéntrica a la policéntrica

Por Andrés Angulo, arquitecto y presidente CChC Osorno

Publicada en el Diario Austral Osorno el 22 de mayo 2021

El paulatino y parcial regreso a la normalidad después de 65 días de cuarentena, nos hace evidente el problema de congestión de transito que afecta a nuestra ciudad. El tiempo en confinamiento, fue solo una pausa que nos debe alertar respecto de las complicaciones que afectaran al flujo vehicular en una próxima condición de regularidad: los tacos en las horas punta en las vías estructurantes como Mackenna, Rodríguez, Republica, Héroes de la Concepción, etc, son problemas cotidianos para todos los Osorninos.

Estos problemas de conectividad, entendida desde la movilidad, se resuelven o mejoran optimizando las vías y medios de transporte, sean estos públicos o privados. Es decir, construyendo nuevas vías o puentes y mejorando la operación de las ya existentes; adecuándolas a las siempre cambiantes y dinámicas necesidades de la ciudad. Ejemplo de la adaptación de las vías en el espacio público orientado a resolver problemas de conectividad, han sido el caso de las nuevas ciclovías y las mejoras de veredas, rampas y señaléticas para cumplir con los urgentes requerimientos de la accesibilidad universal. En resumen, se trata de mejorar y facilitar el acceso de los ciudadanos a los diferentes servicios que la ciudad ofrece.

Este constante esfuerzo en mejorar la conectividad tiene su principal causa en el modelo monocéntrico, tradicional de Osorno Los servicios públicos, los de comercio mayor, bancarios, notarias, etc, se ubican en el centro, en un radio de no más de cinco cuadras en torno a la Plaza de Armas, obligando a toda la población de la periferia a desplazarse cuando requiere de los servicios antes señalados.

Nuestra ciudad ha superado su masa crítica debido a su constante crecimiento en población y en extensión dejando obsoleto el modelo tradicional monocentrico. Por ende, Osorno demanda uno diferente que permita resolver equitativamente la accesibilidad de los ciudadanos a los servicios. En una primera fase, la ciudad genera de manera espontánea subcentros de muy baja complejidad, ejemplo de esto son algunas sucursales como la del registro Civil y la del Banco del Estado en Rahue.

Esta “generación espontánea” es insuficiente y debemos pasar a implementar una planificación basada en un esquema de ciudad policéntrica, que nos garantice “llevar ciudad a los ciudadanos”. Debemos considerara la creación de subcentros de servicios públicos y privados en sectores ya consolidados de nuestra ciudad como lo son Rahue Bajo y Alto, Francke, Ovejería y Chuyaca, asociados a vías estructurantes y potenciales nodos de producción industrial.