Presidente_CChC_Copiap%C3%B3_Carlos_Aguirre_Barraza_ok.jpg
Presidente_CChC_Copiap%C3%B3_Carlos_Aguirre_Barraza_ok.jpg

Copiapó: Tranvía urbano

25 / 02 / 19

Tras la inauguración de la Línea 3 del Metro en Santiago, un tremendo proyecto de movilidad urbana -a nivel de países desarrollados, completando 142 kilómetros de trazado- y la proyección de la construcción de las líneas 7, 8 y 9, se generó un interesante debate en redes sociales y medios de comunicación sobre las diferencias de inversión en transporte público entre la capital y las regiones.

Desde esta base, se han visibilizado propuestas como un Metro para Concepción, el tren rápido entre Santiago y Valparaíso o un tranvía entre La Serena y Coquimbo… todas iniciativas que buscan descongestionar y modernizar la movilidad de las personas dentro de sus respectivas ciudades -o interciudades-, aunque por el momento -a diferencia de la extensión del Metro- todas son más bien expectativas que realidades.

En este contexto, ¿qué pasa con Copiapó?

El Presidente Sebastián Piñera, en su visita en enero a la región, anunció la inclusión de buses eléctricos en la flota actual de transporte público, una buena noticia que está en línea con vehículos amables con el medio ambiente -la denominada electromovilidad- y que además cuentan con una operación más rentable, pero debemos ir más allá. Como ya lo he dicho en otras columnas, es necesario “soñar en grande”.

Como ciudad intermedia, aún a escala humana, junto con seguir impulsando la bicicleta y movilidad peatonal -con el desarrollo de infraestructura ad hoc-, a través del Máster Plan Copiapó 2050 hemos propuesto la puesta en marcha de un tranvía urbano, que recorra el trazado del tren que está en calle Circunvalación, completando el circuito Paipote-Toledo, con 19 estaciones y un parque lineal que acompañe su trazado, lo que además tendría un efecto positivo sobre un sector emblemático de la urbe.

Este sería un hito para el transporte público regional, para la modernización de la ciudad y para la calidad de vida. Una propuesta que aún debe analizarse desde distintas aristas, pero para lograr ponerla en agenda, por la envergadura del proyecto, es necesario un apoyo transversal, tanto de autoridades, organizaciones de la sociedad civil y comunidad. Sólo trabajando en conjunto, podremos aspirar a tener nuestra propia “Línea 3”.