Guillermo_Ram%C3%ADrez%2C_presidente_CChC_CPP_%282%29.jpeg
Guillermo_Ram%C3%ADrez%2C_presidente_CChC_CPP_%282%29.jpeg

Copiapó: Ciudades integradas y para todos

01 / 10 / 20

El miedo a las multitudes, el teletrabajo, el avance de las tecnologías, las nuevas formas de movilidad, la integración urbana y las características propias de los territorios, son fenómenos -algunos provocados o acelerados por la pandemia, otros de más largo tiempo- que están cambiando la manera en que nos relacionamos con nuestras ciudades y que deben ser considerados en el diseño de las políticas públicas para construir urbes con mejor calidad de vida.

Este será uno de los principales desafíos que enfrentaremos como región, no sólo por el hecho de abordar unalabor que nos permita avanzar decididamente en un desafío permanente de Atacama, sino que esta nueva realidad marcada por el covid-19 exigirá repensar las formas de desarrollo, que se vinculen desde la identidad de las regiones a entornos más amigables con sus ciudadanos.

Como dijo el destacado arquitecto y Premio Pritzker, Alejandro Aravena, las ciudades son “una concentración de oportunidades y no una acumulación de casas”, pues vinculan a sus habitantes con acceso al trabajo, educación, salud o recreación, en definitiva son espacios para que las personas puedan encontrar mejores posibilidades para realizarse desde lo personal, familiar y laboral.

En este sentido, y a pesar de la compleja situación que vivimos, las características de nuestra región abren una oportunidad para que los planes de reactivación, junto con generar empleo -que es crítico hoy en día-, también se transformen en aportes reales para mejorar significativamente la calidad de vida.

De ahí lo importante de concretar lo que hemos denominado infraestructura social, es decir obras en sectores vulnerables que permitan que las personas no deban trasladarse grandes distancias para acceder a servicios, creando una verdadera “ciudad de los 15 minutos”. En esta línea, y con una mirada de más largo plazo, también es relevante comenzar a pensar en un proyecto de transporte, ecológico, eficiente y moderno, que facilite la conectividad Caldera-Copiapó-Tierra Amarilla.

Este será un desafío que exigirá trabajar colaborativamente entre distintos actores locales, construyendo desde las realidades territoriales ciudades integradas y para todos.

Guillermo Ramírez

Presidente CChC Copiapó