Thomas_Muller_Esparza_Presidente_CChC_Antofagasta_-_copia.jpg
Thomas_Muller_Esparza_Presidente_CChC_Antofagasta_-_copia.jpg

Concretar procesos

13 / 01 / 16

El 2016 debiera ser el año más importante de la década para Antofagasta en cuanto a planificación urbana se trata. El municipio anunció el inicio de la actualización del Plan Regulador y con ello, se abre la discusión sobre el futuro que queremos como ciudad.

Suele ser un tema muy técnico y poco cercano para la comunidad en general, aunque planificar y establecer las normas de usos de suelo, zonificaciones, densidades, limites urbanos, estructura vial y expansiones son parámetros básicos y claves. De hecho, cuesta creer que aún siendo el principal instrumento para que una ciudad y sus habitantes convivan en armonía, solo 235 de las 346 comunas del país cuentan hoy con un plan regulador propio, es decir, hay más de cien comunas chilenas que crecen y se desarrollan sin ningún tipo de planificación.

Por ello la importancia de cerrar etapas que llevan mucho tiempo en la discusión. Ejemplo son las Enmiendas aprobadas en noviembre por el Concejo Municipal que aún esperan ser publicadas para comenzar a regir oficialmente. Las soluciones al transporte son otra muestra, con estudios iniciados el 2011 por un equipo francés que planteó un Tranvía, hoy convertido en Metrocable, tardándonos cinco años en avanzar hacia soluciones que mejoren concretamente la calidad de vida de las personas.

Lamentablemente no se ha planteado una solución integrada que responda a la geografía lineal de la ciudad. Como Cámara creemos que debieran enfocarse los esfuerzos en un sistema de transporte que considere los distintos subsistemas pertinentes, como tranvías, taxis, taxibuses y metrocable, que se complementen en un trazado delineado donde exista infraestructura de uso público de gran estándar y alta densificación.

Y en materia de generación y administración del suelo, nuestras dos propuestas seguirán siendo la densificación y renovación, que nos permitirían en Antofagasta recuperar áreas deterioradas en sectores céntricos y consolidados, que ya cuentan con buenos accesos al transporte y los servicios, pero que hoy necesitan impulsar el desarrollo de nuevas viviendas, equipamientos e infraestructuras.