CARLOS_RAM%C3%8DREZ_WEB_CALAMA.jpg
CARLOS_RAM%C3%8DREZ_WEB_CALAMA.jpg

¿BENEFICIOS PARA QUIÉN?

26 / 04 / 19

Estas últimas semanas han salido muchos temas a la palestra relacionados con el trabajo de nuestras vecinas empresas mineras. Nada que no hayamos levantado en algún momento, con el objetivo de poner una alerta en la forma en que poco a poco vemos cómo se agota nuestra riqueza mineral y se llevan los beneficios económicos que eso implica hacia otras zonas del país.

Lo que nos anima hoy es que ya no son sólo unas pocas voces de alerta, sino que hemos visto cómo a partir de las declaraciones de un representante del empresariado antofagastino (Marko Razmilic) comienzan a plegarse voces de todos los sectores: privado, político, público, sociedad organizada, medios de comunicación, etc.

Y el cuestionamiento es el mismo: ¿a quién benefician las definiciones que han tomado las empresas mineras? Y la respuesta es una sola: se benefician ellas mismas ya que se ha visto que el aporte real que realizan a las ciudades donde están emplazadas es mínimo. Estamos reclamando aportes contundentes, que perduren en el tiempo, que compensen la explotación de un recurso no renovable.

Como Cámara Chilena de la Construcción hemos levantado la voz frente a lineamientos asumidos por las mineras, las que aludiendo a la productividad han tomado definiciones que en nada contribuyen (o retribuyen, mejor dicho) a la zona que les permite desarrollar su actividad extractiva.

Una decisión que ha impactado fuerte a nuestra ciudad es la implementación del turno 7x7, que fomenta que las familias se desplacen a vivir a otras zonas del país. A modo de ejemplo, el padre o madre trabajador viven en campamento, sin realizar ningún gasto en Calama, y luego se van desde el campamento al aeropuerto o terminal de buses.

Por otro lado, tenemos las definiciones de contratación de grandes empresas nacionales o extranjeras a las que les adjudican contratos que aglutinan varias tareas, las que otrora eran ejecutadas por empresariado de la ciudad, con mano de obra de Calama.

Según cifras entregadas por el INE y el seremi del Trabajo, hoy la región tiene 27 mil desocupados, mientras que desde otras regiones llegan 45 mil personas a trabajar en los turnos mineros (trabajadores conmutados).

No existe un interés por el habitante de Calama, ni por el potenciamiento para el desarrollo económico local. No existe una visión de Clúster Minero.

Entonces sería bueno preguntar: ¿a quién benefician las decisiones de las empresas mineras?; ¿Es necesario que se legisle sobre la responsabilidad empresarial en el Parlamento?; ¿el aporte de las mineras tiene impacto real tiene sobre la comunidad de la Segunda Región?

Esperamos que este sentir, levantado por todos los sectores de la comunidad, sea acogido por las autoridades y los representantes de la ciudad y que se busque, en justicia, dejar ganancias en Calama por lo que se extrae en Calama.