Manuel_Suazo_Illesca_%281%29_1.JPG
Manuel_Suazo_Illesca_%281%29_1.JPG

Aniversario N°33

Hoy hacemos un alto en nuestras vidas para recordar el pasado, analizar el presente y pensar el futuro. En mi segundo año consecutivo como presidente regional del gremio de la construcción en Aysén, siento un verdadero honor encabezar un nuevo aniversario de nuestra querida sede de Coyhaique.

Hoy detenemos nuestros quehaceres personales y laborales para conmemorar de manera diferente estos 33 años de vida de la Cámara Chilena de la Construcción de Coyhaique, eso sí, al igual que el 2020, en medio de una pandemia global que no da tregua.

Por lo mismo, en tiempos tan difíciles para las chilenas y chilenos, especialmente para las familias aiseninas con menos recursos que sabemos que no lo han pasado nada de bien, resulta indispensable apegarnos al sentido de unidad y colaboración. Solo así venceremos este combate voraz contra el Covid-19.

Ya hace poco más de tres décadas, por el año 1988, se aprobó el acta de constitución de nuestra delegación regional bajo la gestión de uno de nuestros fundadores. Me refiero a don Oscar del Río Holzapfel, destacado empresario regional e ingeniero constructor, quien fuera el primer presidente de la CChC Coyhaique. De ahí en adelante la Cámara regional ha tenido notable evolución pese a todas las adversidades que debemos sortear a lo largo del tiempo al encontrarnos en una región especialmente aislada y alejada de los grandes servicios y centros de logística, haciendo muy difícil, entre otras cosas, la tarea de emprender.

No obstante, el vivir en una zona denominada como extrema sólo refuerza y refleja nuestro espíritu y compromiso de mejorar la calidad de vida de las personas que habitan la región mediante la construcción de viviendas sociales, escuelas, hospitales, postas rurales, infraestructura deportiva, pavimentos, mejoramiento de rutas, plazas, entre otros espacios públicos.

Sumado al alto compromiso social que mantenemos con nuestros trabajadores y sus familias. El gremio siempre ha manifestado su preocupación con sus colaboradores. A saber, contamos con una Fundación Social que atiende las necesidades de “nuestros viejos”. Ahí hay profesionales que los orientan y ayudan tanto en materia de salud como en materia de educación a través de cursos y capacitaciones que están disponibles exclusivamente para ellos, con el objetivo de brindarles un mejor bienestar.

En definitiva, estamos trabajando fuertemente en la reactivación económica segura y con perspectiva de género, de modo tal de hacer frente a las consecuencias generadas por la pandemia, ya que sabemos el impacto que generan nuestros proyectos a lo largo y ancho de la región, los cuales apuntan a mejorar en todo momento la calidad de vida de las personas. Por lo tanto, sepan que seguiremos en ese camino con el único objetivo de materializar el anhelado desarrollo de nuestra hermosa región de Aysén.