Andrew_Trench_Fontanes_presidente_CChC_Antofagasta2a.jpg
Andrew_Trench_Fontanes_presidente_CChC_Antofagasta2a.jpg

Acceso a la vivienda en Antofagasta

29 / 08 / 17

“Cumplir el sueño de la casa propia” es una frase publicitaria que con el tiempo fue adoptada y usada por muchas personas para referirse al anhelo de adquirir un patrimonio tan importante y necesario como la vivienda. Algo fundamental para constituir una familia y todas las actividades inherentes a su desarrollo, que nos brinda refugio, protección, descanso y mucho más. En razón de ello Antofagasta hoy en día es un polo atractivo para comprar una vivienda ya sea para uso propio o como inversión.

Algunas de las razones que justifican esto es la cifra histórica de las tasas bancarias de largo plazo para créditos hipotecarios de 2,5%, las más bajas en 14 años. Pese a que los bancos aumentaron las condiciones para acceder a este tipo de financiamiento, sigue siendo una buena oportunidad para las familias sobre todo considerando la alta plusvalía de la zona que permite recuperar la inversión con un alto retorno.

De igual forma hoy es posible encontrar en el mercado inmobiliario local ofertas de viviendas con promociones atractivas, ampliando la opción de compra a muchas personas que antes no la tenían. También hay que considerar que la región seguirá creciendo a raíz de la materialización de nuevas inversiones, principalmente en minería. Otro punto importante a destacar es el buen clima que disfrutamos en Antofagasta, estabilidad y temperaturas agradables que permite que las familias puedan disfrutar de un día de playa en pleno invierno.

Pese a todo lo anteriormente dicho es importante recalcar que la situación podría cambiar si no surgen nuevos proyectos, dado que la aprobación de permisos de construcción habitacional está estancada. Según el informe de permisos de edificación de la Cámara Chilena de la Construcción Antofagasta, entre enero y junio de este año se aprobaron tres permisos de edificación de departamentos, y cinco en el caso de vivienda social. Este escenario reduce la oferta habitacional disponible en el mercado y puede conllevar a un alza en los precios en el corto plazo, algo que sin duda impactará negativamente considerando el déficit de vivienda de la ciudad que supera las 22 mil viviendas.

A raíz de lo anterior es clave el trabajo colaborativo entre los todos los actores relevantes de la ciudad para poder encontrar soluciones que nos permitan avanzar hacia el crecimiento del empleo y la productividad local y regional en el corto plazo. Porque si bien la actualización del Plan Regulador Comunal como herramienta de planificación urbana territorial que debiera tomar en cuenta todas las problemáticas actuales entre ellas la de vivienda, apuntando a la renovación urbana y densificación de zonas consolidadas evitando la segregación, sus resultados recién podrían verse en un par de años más.

Andrew Trench Fontanes

Presidente CChC Antofagasta