Osorno%2C_nuestra_ciudad_-_Webinar_3._IIpng_.png
Osorno%2C_nuestra_ciudad_-_Webinar_3._IIpng_.png

Webinar “Osorno, hazte escuchar” levanta los desafíos en servicios y conectividad que tiene la ciudad

Este jueves 17 de junio se dio término al ciclo de webinars organizados por el Consejo Urbano de “Osorno, nuestra ciudad”, una iniciativa para construir nuevos espacios de reflexión sobre el futuro de la ciudad, con un llamado a todos los osorninos mayores de 15 años a responder una Consulta Abierta en www.visionciudad.cl

La Consulta Abierta se puede responder durante todo el mes de junio. Las opiniones que se recojan por esa vía serán compartidas por el Consejo Urbano con las autoridades locales y regionales.

Los desafíos en servicios y conectividad así como los múltiples “dolores asociados” a estos temas en Osorno fueron parte de las temáticas que abordaron en un webinar cuatro integrantes del Consejo Urbano de la iniciativa “Osorno, nuestra ciudad”: Eliana Catrilef, de la Unión Comunal de Junta de Vecinos; José Antonio Alcázar, de SAGO; Pamela Bertín, de la Cámara de Comercio, Turismo e Industrias de Osorno, y Andrés Angulo de la CChC.

El propósito de este espacio de conversación, el último de un ciclo de tres, fue compartir reflexiones para mover a los osorninos a contestar la Consulta Abierta disponible en www.visionciudad.cl e involucrarlos a través de sus opiniones con la planificación a futuro de la ciudad. Esto, porque el Consejo Urbano tomó el compromiso de compartir los resultados de esta consulta con las autoridades locales y regionales, dando espacio así a la riqueza que otorga la multiplicidad de puntos de vista.

A juicio de Eliana Catrilef, “debemos avanzar en mejorar la conectividad de la ciudad. Y, sobre todo, desde los barrios hacia el centro”. También se refirió a la necesidad de llevar el centro a los barrios para descongestionar las calles y ofrecer soluciones más reales a los adultos mayores y a los niños. Y recordó que hace falta un hospital en Rahue. “Hoy la gente de los barrios es la más perjudicada, porque tiene que caminar cuadras y cuadras para poder acceder a los servicios. Hagamos ciudad también en Rahue, no dejemos todo en el centro de la ciudad. Con más de 400 años de vida, Osorno sigue estando todo alrededor de la plaza”, dijo.

Además, recordó que es “la organización la que puede hacer cambiar un barrio. Hacer presión como corresponde, sin destrucción, porque quienes pagan las consecuencias de la destrucción son los mismos vecinos”.

En la misma instancia, José Antonio Alcázar puso énfasis en las redes viales “aunque suene obvio, representan la conectividad hacia los campos. ¿Pero qué es lo que pasa hoy? Existen muchos puentes donde la carga máxima solo es de dos toneladas, lo que dificulta sacar adelante la actividad agrícola. Entonces, lamentablemente, muchos no cumplen con las medidas que desde el sector necesitamos”.

Asimismo, dio cuenta de la brecha digital a nivel rural, “lo que finalmente se convierte en un elemento de discriminación social. Una mala conectividad genera que debamos desplazarnos a la ciudad, pero mediante puentes deficientes, caminos de ripio con grandes problemas en invierno”. Afirmó que la infraestructura vial no ha avanzado en relación al desarrollo de los procesos productivos, generando incluso problemas económicos para transportistas por el deterioro de sus unidades y pérdida de producción, entre otros problemas.

Paola Bertín, en tanto, se refirió a los problemas que provoca al comercio y al turismo, la brecha grande que existe por la mala conectividad que tiene la ciudad. “Lo vemos con el aeropuerto, que no tenemos llegada directa. No tenemos vuelos frecuentes, por tanto, se complica la llegada. Tampoco tenemos capacidad logística de hoteles, salones para alojar seminarios”.

Dijo que “la ciudad se encuentra hoy anclada en los conceptos de ciudad dormitorio y/o dependiente de la tradicional producción agropecuaria basada en la ganadería de carne y leche, pero carece de un desarrollo urbano moderno que apunte al concepto de ciudad inteligente. Por lo mismo, los desafíos apuntan a diversificar las actividades productivas, con aperturas a desarrollos agroindustriales, agro-comerciales, inmobiliarios y de infraestructura que generen empleo y estabilidad laboral a la población. Pero incluyendo tecnología sustentable en temas de logística, manejo del agua y desarrollo digital, entre otras”.

Finalmente, y luego de referirse a Osorno como a una ciudad que “cumple una función, que tiene su núcleo en el centro urbano”. Y que es “monocéntrica, y este centro aguantó lo que pudo aguantar durante años”, Andrés Angulo coincidió en que “la ciudad está con dolores de crecimiento importantes”. Y dijo que “debemos empezar a mirar y trabajar por un modelo policéntrico”. La planificación urbana que desarrollemos “tiene que considerar la necesidad de llevar ciudad a los ciudadanos. Esas son nuestras urgencias”, dijo.

Por último, aplaudió las distintas miradas expresadas en esta instancia de encuentro con los osorninos recordando que es justamente “esta multivisión de la ciudad la que construye, porque la monovisión no lleva lejos”. Y se comprometió como miembro del Consejo Urbano, de representar esta mirada ante las autoridades, recordando que estas cambian cada cuatro años, no así las necesidades y la visión que los habitantes de la ciudad tienen sobre el futuro del entorno que habitan.