JP_Gramsch_2.JPG
JP_Gramsch_2.JPG

“Tenemos una visión optimista de que podemos lograr una pronta reactivación”

11 / 01 / 21

Tras un 2020 marcado por la pandemia del Covid-19, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) estima que el recién terminado año 2020, su rubro se contrajo un 12,2% anual, lo cual no era observado hace por lo menos tres décadas atrás. Sin lugar a dudas que la crisis sanitaria llevó a la paralización de proyectos habitacionales y la caída en las ventas de viviendas. Aún así en la región de O´Higgins logramos que gran parte de sus obras siguiera sus funciones.

Hoy la construcción se está empezando a recuperar paulatinamente mientras no se retroceda en el control de la pandemia. Así de optimista se muestran en la sede regional CChC Rancagua, donde conversó con #ElRancagüino, Juan Pablo Gramsch, presidente del Comité de Vivienda que agrupa a los constructores de bienes inmobiliarios, público y privados.

A su juicio, marzo pasado y la paralización por cuarentenas fue muy duro para las constructoras, para las obras y para todas las personas involucradas. “Tuvimos
algún tiempo para prepararnos porque a las obras les cuesta detenerse, incluso cuesta que se inicien, por eso te esfuerzas e insistes. Nos adaptamos a los cuidados y procesos nuevos, cambiar todos los procedimientos internos e implementar otros. Nuestro foco es que las obras se concluyan y se conviertan en un servicio para la gente”, expresó. “Bajamos la velocidad, detuvimos lo estrictamente necesario, nos preparamos para cuidarnos, implementamos las medidas y seguimos las indicaciones de la autoridad”.

-¿Podemos hablar entonces de una pronta reactivación del sector?

Tenemos una visión optimista de que podemos lograr una pronta reactivación, siempre sobre la base del trabajo duro y de la responsabilidad. Hay programas en el Ministerio de Vivienda y en Obras Públicas, del FNDR, que van a estar más ampliados, es decir con más presupuesto, y, por lo tanto, parte de lo que no se hizo en 2020 se va a ejecutar este año. Hay que andar más rápido, pero por lo mismo, hay que ser más cuidadosos. En La práctica todos los procesos van a resultar más lentos, nuevas rutas, espacios más cerrados, mascarillas, etc. Tenemos que invertir tiempo y espacio en cuidarnos mejor. Por lo tanto, el gran desafío para todos es que debemos ser más eficientes.

-Y ¿Qué se necesita para avanzar en esta eficiencia?

Como constructores estamos haciendo un gran esfuerzo, así como también los trabajadores en las construcciones, en capacitarse y cuidarse. Es por eso que creemos que el sector público, debe del mismo modo, ser más eficiente reduciendo procedimientos.

Todos los que estamos trabajando en primera línea, estamos en el mesón pidiendo que nos resuelvan los trámites. Necesitamos que los servicios públicos, se propongan también ser más eficientes, desde la dirección de obras municipales, las seremías, Agricultura (por los cambios de uso de suelo, la DOH (por los sistemas de canales), el Serviu (por proyectos de vivienda o pavimentaciones), este último tiene un gran presupuesto para el año 2021.

Entonces nuestro llamado es a que juntos mejoremos la eficiencia en la Región de O’Higgins y se reduzcan los trámites y la burocracia excesiva. ¡Queremos hacer más! pero tenemos al mismo tiempo procedimientos más largos y tiempos de espera excesivos, para solucionar esto debemos mejorar la gestión.

Hay una serie de procedimientos que se realizan en tiempos normales, pero estamos en medio de una crisis sanitaria, no son tiempos normales. No habrá reactivación rápida si el Estado no mejora su eficiencia.

-Por parte de la CChC, ¿qué hacen ustedes para concretar esto?

Hemos hecho una gran cantidad de inversión para prepararnos, conversar con nuestros trabajadores, convencerlos que los procedimientos son claves, agregar elementos de mayor seguridad, modificar rutas y espacios de trabajo, muchas cosas, lo cual, a largo plazo, será sin lugar a dudas un gran salto en modernización para nuestro sector, porque además hay mucha inversión adicional. Y como los proyectos cuestan prácticamente lo mismo, si queremos que no suban los precios, debemos mejorar la EFICIENCIA.

-Y tras el retroceso en el rubro por la pandemia, ¿cómo afectará el acceso a los subsidios para viviendas?

El número de subsidios que entrega el Estado, se verá fortalecido, no perjudicado. Estamos preparados para cumplir con lo que el Estado solicita, con el objeto que las familias y las personas reciban cuanto antes el beneficio y el servicio que esperan. Una de las lecciones del Estallido Social, es que necesitamos mejorar la calidad de vida de las personas en los barrios, con mejores accesos, más plazas, mejores casas, buenos techos, iluminación segura, etc, toda esa infraestructura, es la que nos aporta a que las familias puedan vivir mejor.
Nuestro desafío es que la gente habite mejor, por lo que vamos a hacer un esfuerzo porque los subsidios del Minvu en esta región, que van a aumentar, se puedan implementar lo antes posible.