1302062-250x175.jpg
1302062-250x175.jpg

Región de O’Higgins presenta bajo dinamismo en sector construcción

19 / 01 / 16

Durante el mes de noviembre el Indicador de Actividad de la Construcción Regional (INACOR) sigue exhibiendo un bajo dinamismo en algunas regiones del país.

En la zona centro, las regiones de Valparaíso, O’Higgins y sobre todo la Región Metropolitana, muestran signos de dinamismo impulsado por el mercado de viviendas nuevas producto del adelantamiento de las ventas inmobiliarias, en respuesta a la aplicación del IVA a la vivienda. No obstante, el Informe de Percepción de Negocios destaca la escasez de nuevos proyectos de inversión privada ligados a los sectores de construcción comercial e infraestructura. Además se perciben retrasos en las licitaciones o asignaciones de las obras civiles, lo que se suma a que las obras públicas licitadas son insuficientes para compensar el deterioro de la inversión. Asimismo, aumenta la preocupación por el término del efecto IVA, en especial por los costos más elevados que enfrentan sumado al cambio de normativa de provisiones en la banca. Sin embargo, el informe señala que se espera que el programa de subsidios habitacionales fomente la venta de este tipo de vivienda en 2016, lo que podría compensar la caída del resto de las ventas habitacionales para aquellas empresas dedicadas al ámbito público y privado.

Durante octubre y noviembre de 2015 el Índice Mensual de Actividad de la Construcción (INACOR) en la Región de O’Higgins mantuvo modestos niveles de crecimiento, con aumentos de 2% y 1,6% anual respectivamente, lo que significa que la actividad sectorial se mantiene deprimida en relación a igual periodo de 2014. Estos resultados se sustentan en la ejecución de proyectos habitacionales, la actividad en obras de mantención del stock de capital existente y el efecto de bases de comparación poco exigentes.

El gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Javier Hurtado, explicó que “desde enero de 2013 el ritmo de crecimiento del indicador permanece bajo su tasa promedio histórica de 4,6% anual, coherente con la insuficiente rotación de nuevos proyectos de inversión en infraestructura productiva privada, principalmente, en el sector de la minería”.

Por otra parte, el indicador de confianza de los empresarios de la construcción (IMCE sectorial) aún permanece en zona pesimista, en línea con las expectativas de los empresarios y consumidores sobre el desempeño de la actividad agregada. Adicionalmente, según la reciente encuesta de créditos bancarios elaborada por el Banco Central, las condiciones de acceso al crédito continúan restrictivas por el lado de la oferta, tanto para personas como para empresas en todos los segmentos. Esta situación limita el financiamiento para el desarrollo de nuevos proyectos de inversión y constituyen un riesgo para el crecimiento de la inversión en 2016.

El gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Javier Hurtado, explicó que el Índice de la Actividad de la Construcción se mantuvo sin variaciones durante noviembre, ya que “el indicador no evidencia cambios de tendencia y se mantiene estable, sustentado por el auge de la actividad inmobiliaria (por adelantamientos de proyectos ante la aplicación del IVA de la construcción) y su respectivo efecto en el empleo. En tanto, la inversión se proyectó en terreno negativo (-0,6% para 2015) ante la baja rotación de proyectos de infraestructura, sector que representa el 70% de la inversión en construcción y que ha sido el principal afectado por la caída de la actividad y el fin del ciclo minero, altamente incidente en el gasto total en construcción”.