Reunion_Grupo_de_Trabajo_DOM_3.jpg
Reunion_Grupo_de_Trabajo_DOM_3.jpg

Mesa CChC - Minvu impulsa industrialización para el sector

12 / 09 / 22

El gremio creó la instancia con el fin de abrir oportunidades a las empresas socias en el marco del Plan de Emergencia Habitacional del Gobierno. La apuesta es fomentar la industrialización para mejorar la calidad, estandarizar procesos y cumplir la meta de más de 18 mil viviendas para la Región.

Una inédita mesa de trabajo entre la CChC Concepción y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) se instaló para conocer los requerimientos de ambas instituciones con miras a concretar el Plan de Emergencia Habitacional que prioriza el Gobierno y que en la Región contempla una meta de 18.896 viviendas a construir en los próximos cuatro años (7,2 % del total nacional).

El foco principal es apoyar la industrialización en el sector y así agilizar la construcción y la entrega. Además de elevar la calidad y estandarizar procesos constructivos.

La mesa de trabajo ha realizado dos reuniones y este jueves 8 de septiembre se llevará a cabo un conversatorio con empresas socias interesadas en conocer la iniciativa.

Otro de los hitos es que al grupo se sumarán nuevos actores, como la Corporación Chilena de la Madera (Corma) y Arauco, según señaló el arquitecto Tomás Vera, quien lidera la instancia en el gremio. Ambas entidades conforman otra mesa de trabajo con el Minvu y se fusionarán para buscar en conjunto acciones que aporten a un objetivo común.

El profesional explica que “el Minvu está buscando capacidades para poder construir las viviendas. Por lo tanto, queremos motivar y conocer el interés de empresas socias que quieran estar en los llamados que se realicen para cumplir la meta del Gobierno”.

Hasta ahora, la mesa se ha enfocado en trabajar en las condiciones de estos nuevos programas industrializados y en revisar las exigencias que tiene el ministerio, dice Vera. Resalta que uno de los atractivos es que los programas para materializar este tipo de viviendas, especialmente el DS-49 y DS-10, incluyen aumentos de subsidios para el nuevo requerimiento de industrialización.

Por ello, agrega el dirigente, esperan concitar el interés de las empresas y que conozcan esta nueva modalidad constructiva. Esperan así, comenzar a discutir sobre las necesidades de las constructoras a la hora de adoptar el sistema.

“El aumento de subsidios es un punto interesante para las empresas y además como hablamos de viviendas industrializadas, la producción de éstas será de manera más rápida y eficiente. Es un tema de futuro y ojalá la CChC pueda liderarlo”, señala Vera.

La mesa de trabajo buscará conocer las necesidades de las empresas constructoras socias para sumarse al proceso de industrialización de viviendas.

TRANSFORMACIÓN DE EMPRESAS

Juan Pablo Mardones, jefe del área habitacional y encargado de Construcción Sustentable de la seremi de Vivienda de la región del Biobío, y quien participa de esta mesa de trabajo, señala que el ministerio está abocado a lograr que el mayor número de empresas vayan progresivamente adaptándose a este sistema, porque es lo que se necesita hoy en día.

Por eso, espera que en el conversatorio de esta semana puedan conocer las brechas que las constructoras tienen en industrialización y de esa manera dirigir los esfuerzos para minimizarlas.

Comenta que existen dos líneas de acción en el tema: una es lograr la reconversión de organizaciones, es decir que empresas que están en el mundo tradicional puedan transformarse o algún área de ellas incorpore la industrialización, como el armado de montajes.

Y fomentar que compañías nuevas o nacientes se especialicen en ese sistema. Mardones expresa que “en cualquiera de las dos modalidades, vemos que existen oportunidades enormes para las empresas y que esto no debe visualizarse como un mundo lejano”.

Para concretar este anhelo, señala que se está trabajando con otros servicios públicos para obtener recursos para capacitar a las empresas y por eso destaca la vinculación establecida con la CChC.

Indica que la industrialización hace más eficiente la construcción, reduciendo entre un 30 a un 50% los tiempos. “Esto genera una entrega de viviendas, también más rápida y es un claro beneficio para el rubro, para el Estado y para las familias que esperan su casa”.