Foto-Bagaro.jpg
Foto-Bagaro.jpg

Estudio muestra gran compromiso de los proveedores socios para mantener la cadena de suministros

07 / 05 / 20

La pandemia de COVID-19 que azota a gran parte del mundo y del país ha puesto presión sobre la cadena completa de producción en el rubro de la construcción.

Sin embargo, las medidas de seguridad adoptadas transversalmente por los socios han servido para continuar con la actividad y así cuidar miles de puestos de trabajo.

El área de proveedores, en particular, ha sido clave para mantener viva la actividad, asegurando el funcionamiento del resto de las partes involucradas. En el centro de su trabajo ha estado el cuidado de las personas.

“Tal como se esperaba, la respuesta de las empresas fue inmediata y se comenzaron a aplicar rápidamente las sugerencias del protocolo. Como resultado, por el momento ninguna obra de la provincia ha debido ser detenida y se han logrado mantener miles de puestos de trabajo que benefician a las familias de la zona”, explicó el presidente de CChC Los Ángeles, Gerardo Godoy.

“El compromiso del gremio con la seguridad de los trabajadores fue comprobado a través de una encuesta impulsada por el Comité de Proveedores, Especialistas e Industriales que encabeza Claudia Figueroa, de la empresa Hormibal, la cual fue aplicada por el área de estudios de la Cámara Chilena de la Construcción Los Ángeles”, añadió Godoy.

El estudio observó que, si bien existen diferentes medidas adoptadas por las empresas, dependiendo del rubro o la actividad que ésta realiza, la prioridad de todas está en las medidas que aseguran el cuidado de las personas. En ese sentido, se obtuvo que los implementos de protección, como las mascarillas y guantes, fueron el punto de partida en las obras, pero también se agregaron medidas de protección al empleo para evitar los despidos y se crearon fondos instituciones para los funcionarios que debieron enfrentar la suspensión laboral.

Otra medida destacada fue la flexibilidad en los horarios y turnos para evitar que los trabajadores y trabajadoras se desplacen hacia sus lugares de labor a la hora de más tránsito de personas.

Por otra parte, la mayoría de las empresas logró establecer la modalidad de teletrabajo para sus funcionarios administrativos, como también se ha podido realizar una cuarentena preventiva para los grupos de riesgo, como son las personas de más de 65 años o quienes padecen enfermedades crónicas.

El área de retail y los distribuidores que cuentan con punto de venta, por su parte, incorporaron la seguridad de los clientes como una prioridad. Se evidenciaron medidas para evitar la excesiva concentración de personas utilizando marcas que aseguraran la separación de al menos 1.5 metros entre personas, sanitización de clientes y funcionarios antes del ingreso a los locales, número controlado de personas al interior de las salas de venta y sanitización efectiva de los productos que se despachan a las direcciones de los clientes.