Logo_CCHC_eventos.jpg
Logo_CCHC_eventos.jpg

Declaración Pública CChC Calama - Rol Empresas Contratistas en Codelco

11 / 12 / 15

La Mesa Directiva Regional de la Cámara Chilena de la Construcción Calama, declara a las autoridades y opinión pública en general lo siguiente:

En reiteradas ocasiones representantes de organizaciones sindicales de Codelco, a través de los medios de prensa locales y nacionales, han emitido opiniones que cuestionan la productividad de las empresas contratistas de la minería y suponen altas utilidades en sus ejercicios, poniendo en entredicho el importante rol que éstas cumplen y obviando que son aliadas estratégicas de las empresas mandantes para aportar a su desarrollo, al de la industria y al de todo un país para el cual la minería es un rubro fundamental.

Sin duda es válida la defensa que hacen de sus intereses que apuntan a una estabilidad laboral, pero no nos parece correcto que lo hagan menospreciando y desprestigiando el desempeño que realizan miles de empresas colaboradoras en el país.

En general muchas de esas críticas se amparan en visiones sesgadas y manifiestan un profundo desconocimiento de cómo funciona contractualmente la relación mandante-contratista. Por ejemplo, hablan de baja productividad de las empresas contratistas por exceso de personal, olvidando que los requerimientos de servicios los establece el mandante en sus bases de licitación, seleccionando luego la mejor oferta, donde el contratista tiene muy pocas posibilidades de hacer sugerencias o pedir modificaciones a lo solicitado.

Es cierto que el escenario que enfrenta la minería chilena en materia de productividad plantea desafíos urgentes, incluyendo la necesidad de definir estrategias que contribuyan a optimizar los procesos de dirección y gestión de proyectos. La tarea no es menor, pues se trata de que esta industria aumente, por la vía de recuperar competitividad, su contribución al crecimiento y desarrollo del país. Pero, por lo mismo, lo que cabe hoy es hacer un análisis más profundo de la situación.

Hoy los indicadores que se manejan muestran que el tiempo de trabajo efectivo en las empresas mineras no supera las cuatro horas diarias, por debajo de los niveles de los contratistas. Es aquí donde hay que poner la atención necesaria y buscar las causas y las medidas que permitan mejorar este índice. Es un desafío de toda la industria. Y, de hecho, los contratistas hacen un gran aporte, pues tienen una mayor eficiencia en esta materia derivada de los compromisos que están suscritos en sus contratos.

Es necesario recordar además que la mayoría de las empresas contratistas están certificadas en calidad, ambiente, seguridad y salud ocupacional y se caracterizan también por generar buenas prácticas y traspasos de conocimiento. Asimismo son empresas altamente competitivas a nivel nacional e internacional, que utilizan equipamiento de última generación y facilitan el desarrollo de más y mejor capital humano.

Se destacan igualmente por sus elevados estándares de seguridad laboral, superando incluso muchas veces a sus mandantes, con lo que se convierten en un aporte muy valioso para consolidar a la industria minera como un ejemplo en este ámbito, superando a sectores como la banca y el comercio, entre otros.

En el complejo escenario actual el desafío es trabajar unidos para gestionar en forma eficiente los procesos, los recursos y los activos –sin dejar de lado las obligaciones en materia de seguridad, salud y medio ambiente–, de modo que la productividad vuelva a crecer y podamos compartir los logros obtenidos.

La invitación es también a que mandates y contratistas sostengan un diálogo franco y de trabajo conjunto para abordar temas como la correcta distribución del riesgo del negocio. Dado este paso, el camino siguiente sería priorizar contratos de mayor duración, lo que generaría mayores espacios para la innovación y ganancias de productividad, y adicionalmente traería como beneficio una tranquilidad y bienestar social a nuestros trabajadores y sus familias.

Es parte de la misión de todos los actores el generar valor para los clientes. Por lo mismo, debemos estar abiertos a discutir estos temas en un ambiente de cooperación y de mejoramiento continuo, más aún cuando estamos asistiendo a un complejo escenario en la minería, lo que se ha traducido en postergación de nuevos proyectos, paralización de obras que se encontraban en su fase inicial de construcción y complejos ajustes dotacionales, con consecuencias negativas para las empresas contratistas y sus trabajadores.

Mesa Directiva Regional Cámara Chilena de la Construcción Calama