ICVU_Atacama.jpg
ICVU_Atacama.jpg

Copiapó y Vallenar se ubican en el rango promedio del ICVU 2017

09 / 05 / 17

Copiapó ocupa el lugar número 36 y Vallenar el 47 en la versión 2017 del estudio, bajando seis lugares la capital de Atacama y subiendo la misma cantidad de puestos la principal ciudad de la Provincia del Huasco con respecto al año pasado.

Ambas ciudades, después de una baja muy marcada en 2015, se mantienen, con respecto a la edición del año pasado, en el rango promedio en el comparativo con otras comunas del país, que es donde se encuentran el 43% de las ciudades medidas en el estudio.

Copiapó y Vallenar se ubican en el rango promedio a nivel nacional, ocupando el lugar número 36 y 47 respectivamente, en el Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU) 2017, estudio que es elaborado por el Núcleo de Estudios Metropolitanos del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

En el análisis de las variables, Copiapó tiene como puntos más bajos (de las seis que se miden por ciudad) Ambiente de Negocios y Condiciones Socio-Culturales; y en el caso de Vallenar, donde se vio más impactado entre las versiones 2016 y 2017, es en Ambiente de Negocios.

Antonio Pardo, Consejero Nacional de la Cámara Chilena de la Construcción y presidente de la Comisión Copiapó 2050, comentó al respecto que “en esta edición del ICVU, podemos hacer un análisis de la trayectoria que se observa desde años anteriores en la calidad de vida urbana para las ciudades de nuestra región; vemos que en 2013 - 2015 Copiapó y Vallenar estuvieron entre las comunas del rango superior y en 2016 y 2017 han caído en el rango promedio, lo que está relacionado de manera importante a los ciclos económicos generados por la minería”.

El mismo dirigente gremial explica que “el trabajo que se debe realizar en ambas ciudades, tomando en cuenta estos resultados del ICVU y las oscilaciones históricas que han tenido los precios de los metales, es generar una visión de ciudad para el largo plazo, que esté sostenida en un plan o proyecto de ciudad, que contenga una diversificación de la matriz productiva y el correspondiente cambio morfológico en las ciudades que permita acoger este nuevo orden de actividades con mayor valor agregado. Debidamente regulado con las herramientas de planificación correspondientes, como planos reguladores, que vayan acompañando este plan en el corto y mediano plazo (de ahí la importancia de que estén actualizados), y de este modo generar una gobernanza local entre distintos actores que permita diversificar la matriz económica y generar manufactura; además del desarrollo de obras de infraestructura que den soporte social y productivo a la zona, evitando así la inestabilidad económica que significa la dependencia de la minería extractiva.”

Cabe destacar, que en Copiapó el plan regulador no se actualiza desde 2002 y en el caso de Vallenar desde 1982.

Ciudades Intermedias: positiva evolución

En las Ciudades Intermedias (donde se ubican Copiapó y Vallenar), a diferencia del empeoramiento en la calidad de vida urbana que ha experimentado el Gran Santiago en los últimos cinco años, de las 25 comunas que se consideran en esta categoría -aquellas con más de 50.000 habitantes y menos de 200.000, no incluidas en la categoría Ciudades Metropolitanas-, las ubicadas en el rango inferior del ICVU disminuyeron de 8 a 2 en los últimos cinco años. Esto se traduce en una significativa contracción de las personas viviendo en comunas intermedias menos favorecidas: del 32% registrado en 2013 se llegó a solo 4,5% en 2017.

Por su parte, en igual período las comunas o ciudades intermedias ubicadas en el rango promedio de calidad de vida pasaron de 14 a 18 y las posicionadas en el rango superior, de 3 a 5. Con esto aumentó de 18% a 20,4% la población que vive en comunas del rango superior de calidad de vida urbana.

“Muchas de las ciudades intermedias han alcanzado un tamaño suficientemente atractivo como para atraer proyectos de inversión de mayor escala, los que generan encadenamientos productivos y comerciales importantes, sumado a una mayor conectividad que ha favorecido el interés de la población de mantenerlas como su residencia”, señaló Arturo Orellana, coordinador del equipo de trabajo de la PUC.

ICVU 2017: Comunas mejor evaluadas

Por tercer año consecutivo sigue liderando el ranking de comunas con mejor calidad de vida urbana Las Condes, seguida de Vitacura y Providencia. Punta Arenas y Puerto Varas ocupan el cuarto y quinto lugar respectivamente, seguidas por Lo Barnechea, Castro, Valdivia, Concón y Ñuñoa.

Cabe destacar que Punta Arenas ha estado en los últimos cinco años entre las 20 comunas con mejor calidad de vida y en los últimos cuatro años entre las “top ten”. “Es un caso destacable porque ha logrado equilibrar todas sus dimensiones además de saber aprovechar las ventajas de crecer demográficamente en torno al promedio nacional, una base económica de desarrollo estable y menos afectos a los vaivenes de precios de los sectores productivos exportadores”, precisó Orellana.