Trabajadores_3.jpg
Trabajadores_3.jpg

Compromiso PRO: el sello para tener mejores prácticas en el sector construcción

04 / 04 / 22

La iniciativa apunta a hacer de la actividad constructiva una industria más sostenible, basada en mejores prácticas hacia los trabajadores, el entorno y la comunidad. En Concepción, varias empresas se han sumado a esta transformación para obtener el sello Pro.

Cambiar la manera de desarrollar la actividad constructiva en beneficio de los trabajadores, vecinos y medio ambiente es el principal objetivo del Compromiso PRO, sello que impulsa la CChC a nivel nacional y que contempla un reconocimiento a las empresas socias que promuevan mejores prácticas en esos aspectos.

En la sede de la CChC Concepción son varias las empresas que han comenzado un proceso de transformación para plasmar acciones que consideren un mejor estándar con el menor impacto posible hacia la comunidad y a toda la cadena de valor asociada a la construcción.

Entre ellas, Aitue, Valmar, ICEAL, MNK, Manzano, CVV y Comercial Pabst.

El Compromiso PRO además busca hacer del rubro una industria más sostenible, para enfrentar de mejor manera el futuro, teniendo en consideración que la tendencia es consolidar empresas con valores compartidos y no sólo enfocadas en la dimensión económica.

Gustavo Bascuñán, jefe de Proyectos Compromiso PRO de NEXOS, explica que se trata de una certificación que se otorga a las empresas que logren destacarse por sus prácticas y acciones en áreas como el relacionamiento con la comunidad, la mitigación del impacto ambiental, la calidad de vida de los trabajadores, la seguridad y salud laboral, la gestión responsable de la cadena de valor y la incorporación de modelos de innovación.

Así, para obtener el sello Compromiso PRO las organizaciones deben integrarse a un proceso -con una duración estimada de entre 4 a 6 meses- y cumplir una serie de prácticas más allá de las exigencias legales.

Señala que ingresar al Compromiso Pro se puede hacer a través de dos modalidades: incorporando una obra o a toda la empresa. En la primera se miden cinco dimensiones, tales como trabajadores, relacionamiento comunitario, cuidado del medio ambiente, cadena de valor y seguridad laboral. En tanto, para las empresas se agrega, además de las variables anteriores, la gobernanza y la innovación.

“Entonces, la invitación para las organizaciones es que si quieren conocer la metodología de este proceso comiencen incorporando una obra o faena. Así, una vez que logren ese reconocimiento avancen a un nivel de empresa”, recomienda Bascuñán.

De esta forma, lo han desarrollado las empresas locales, las que en su mayoría están en un trabajo de visualizar su situación y comenzar a implementar nuevas medidas en las distintas áreas.

En un inicio, cada empresa participante realiza un diagnóstico y en base a esta valoración se establecen las prioridades de la estrategia Compromiso PRO. Es decir, acota Bascuñán, se conocen sus fortalezas y también sus brechas, para comenzar a recuperarlas y trabajar en ellas.

El sello Compromiso PRO abarca mejores prácticas más allá de las dimensiones técnicas, sino se trata de un compromiso con toda la cadena productiva y entorno de la construcción.

EL PASO A PASO PRO

Las empresas interesadas en ser parte de este modelo de gestión deben inscribirse en www.compromisopro.cl y responder una evaluación para conocer su nivel de avance respecto de los ámbitos que considera el sello.

Hay que recalcar que el Compromiso PRO es una certificación totalmente voluntaria para las empresas socias y no socias del rubro.

Entre las buenas prácticas que considera están: la comunicación proactiva con vecinos antes del inicio de los trabajos y mantención de un canal de comunicación permanente con esa comunidad; gestión de ruidos, polvo y residuos más allá de las exigencias legales; cumplimiento de los plazos de pagos a proveedores y otras iniciativas relacionadas con el bienestar y la calidad de vida de los trabajadores.

Una empresa externa al gremio, en este caso NEXOS, realiza la evaluación de estos ítems, la que también acompaña, junto a la CChC, todo el proceso de cada una de las empresas.

El sello tendrá una vigencia de 2 años a partir de la fecha de obtención.

COMPROMISO LOCAL

Una de las empresas que participa de este modelo de gestión es Aitue. Claudia Martínez, jefa de Estudios y Desarrollo señala que ya venían implementando el programa “Buenas Prácticas”, por lo que decidieron profundizar el camino hacia la sostenibilidad a través de este compromiso.

Así, incorporaron a la etapa 9 de la obra Condominio Casa Blanca y luego pretenden, en un largo plazo, continuar con toda la empresa.

“Creemos que la empresa está hoy en un muy buen pie para partir con esta iniciativa. Tenemos una base y varios puntos que ya hemos trabajado. De manera que esperamos lograr esta certificación”, señala.

En tanto, Felipe Rabanal, administrador de la obra, señala que desarrollan acciones en temas como comunicación efectiva con los trabajadores y clasificación de residuos. “Hicimos una evaluación y ahora estamos en la etapa de ejecutar nuevas prácticas con un proceso de seguimiento”, explica.

A su juicio, el Compromiso PRO es una estrategia integral que aborda puntos relevantes de una obra de construcción.

Para conocer más información sobre la iniciativa ingresar a www.compromisopro.cl