Archivo_CChC_4.jpg
Archivo_CChC_4.jpg

Actividad de la construcción en la región presentó un crecimiento de un 2,4%

29 / 02 / 16

Durante diciembre el Índice de Actividad de la Construcción Regional (INACOR) para la Región del Bío-Bío experimentó una variación anual de 2,4%, cifra superior a su símil observado en noviembre pasado (1,5%), impactado principalmente por el aumento del gasto público en viviendas con subsidio, sin embargo, el sector sigue presentando un bajo dinamismo en relación a su compartimento histórico.

En tanto, a nivel nacional el Índice Mensual de la Actividad de la Construcción (IMACON) experimentó una variación anual de 2,8%, cifra superior a su símil observado en noviembre pasado (1,3%). De esta forma, acumula un alza de 1,4% en doce meses respecto de igual período de 2014, lo que se explica por la ejecución de proyectos habitacionales, la actividad en obras de mantención del stock de capital existente y el efecto de bases de comparación poco exigentes.

El gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Javier Hurtado, explicó que “desde enero de 2013 el ritmo de crecimiento del indicador permanece bajo su tasa promedio histórica de 4,6% anual[1], coherente con la insuficiente rotación de nuevos proyectos de inversión en infraestructura productiva privada, principalmente, en el sector de la minería[2]”.

Por su parte, el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción Los Ángeles, Claudio Moraga Godoy, fue cauto a la hora de evaluar este crecimiento, ya que a su juicio, la menores iniciativas de inversión privada han sido “parcialmente compensadas por el mayor gasto público en viviendas, sin embargo, las expectativas de los empresarios siguen estando en niveles pesimistas y no creemos que en el corto plazo nuestro sector retome sus indicadores pasados”.

Esto tiene coherencia con los resultados expresados en el indicador de confianza de los empresarios de la construcción (IMCE sectorial) el que aún permanece en zona pesimista (37,7 a diciembre de 2015 y 33.3 a enero de 2016), que es la misma situación que se desprende de las expectativas de los empresarios y consumidores sobre el desempeño de la actividad agregada.

Adicionalmente, las condiciones de acceso al crédito continúan restrictivas por el lado de la oferta, tanto para personas como empresas y en todos los segmentos, según la reciente encuesta de créditos bancarios elaborada por el Banco Central. Esta situación, en parte, limita el financiamiento para el desarrollo de nuevos proyectos de inversión y constituyen un riesgo para el crecimiento de la inversión en 2016.

Dentro de los elementos que constituyen el IMACON, los aspectos que más contribuyeron al alza fueron la contratación de mano de obra, con una variación positiva de 6,6% anual; la demanda de materiales de obra gruesa con un avance de un 9,1% anual, la actividad de contratistas generales y el aumento en aprobación de permisos de edificación, en línea con el mayor dinamismo del sector habitacional relativo a la superficie aprobada con destino industrial, comercial y servicios[3].

[1] La cifra corresponde a la media aritmética de la tasa de crecimiento anual del IMACON en el período mensual de enero del 2000 hasta diciembre de 2014.
[2] El gasto en construcción de la minería y energía explican cerca del 67% del gasto total durante 2014.
[3] Todos medidos en trimestres móviles desestacionalizados de la superficie aprobada.