Centralización vs Descentralización

No hay duda que el centralismo tiene un impacto directo en la calidad de vida urbana. De hecho, las autoridades y organizaciones locales lo denuncian como uno de los principales problemas que atenta contra el desarrollo integral que debieran tener sus regiones. No por nada hoy Santiago concentra a las comunas con los mejores índices nacionales de calidad de vida.

Es aquí donde aparece el fenómeno denominado por los expertos como “fagocitación regional”, el cual se expresa en la mayoría de las capitales regionales del país, y que no solo no promueve un desarrollo regional equilibrado, sino que disminuye las oportunidades de inversión local.

El hecho que Chile sea uno de los países más centralizados del mundo, lo puede limitar en sus perspectivas de desarrollo global. Por lo mismo los especialistas sugieren que las políticas públicas sean adoptadas y ejecutadas en el nivel de gobierno más descentralizado posible, haciéndose cargo de los aspectos económicos y políticos. Para lograr esto último, debiera favorece la legitimidad democrática de las políticas desplegadas y de las autoridades que las impulsan y favorecer la renovación y oxigenación de la política actual, promoviendo, por ejemplo, la elección democrática de todas las autoridades del gobierno regional.

A ello se agrega que la actual institucionalidad regional adolece de gobernabilidad territorial y disponibilidad de recursos suficientes para abordar los desequilibrios socio-territoriales existentes, limitantes que impiden el desarrollo real del país. Por ende debe ser enfrentado de manera urgente por los gobiernos de turno y por quienes directa o indirectamente están involucrados en esta problemática, entre los cuales se encuentra nuestra organización gremial.

Por lo mismo es valorable que la Cámara Chilena de la Construcción se haga cargo del tema “centralismo y descentralización” y que lo ponga en la mesa de debate para socializarlo entre sus socios y para visibilizarlo entre empresarios, organizaciones gremiales, autoridades y principalmente en la opinión pública regional.

El llamado a las organizaciones civiles es a preocuparse de la centralización y ocuparse de la descentralización, dejando de lado que el futuro del país y principalmente de sus regiones es sólo una responsabilidad exclusiva del Estado.

Hay que soñar con un país con un desarrollo más equilibrado, que se haga cargo de sus desigualdades sociales y territoriales. Y la descentralización es una condición necesaria para alcanzar ese desarrollo. Por lo pronto, como actor relevante del desarrollo regional y nacional, seguiremos aportando con una mirada informada y con una opinión propia a las transformaciones que requiere el desarrollo futuro del país y sus regiones.

Carlos Villablanca Hans
Presidente
CChC Calama

La descentralización es una condición necesaria para alcanzar ese desarrollo.