InfractoresLey.jpg
InfractoresLey.jpg

Internos celebran formación en carpintería

30 / 11 / 12

El martes 27 de noviembre, en una emotiva ceremonia celebrada en el auditorio central de la Cámara Chilena de la Construcción, 20 internos de diversos centros penitenciarios de la Región Metropolitana recibieron sus certificados que acreditan la especialidad en el oficio de carpintería en obra gruesa.

Este es el quinto grupo que pasa por esta instancia durante el 2012 dentro del Programa de Reinserción Social y Laboral de Infractores de Ley que impulsa la Corporación de Capacitación de la Construcción de la CChC junto a la Fundación Patérnitas, el Ministerio del Trabajo, y Gendarmería de Chile.

“Más que un premio y una instancia de formación, celebramos lo que es el inicio de una vida mejor y de nuevas oportunidades”. Con estas palabras, el presidente de la CCHC Daniel Hurtado, abrió la ceremonia que también contó con la presencia de diversos personajes como el titular de la Fundación Paternitas, sacerdote Nicolás Vial, y el representante del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, Eduardo Robledo. 

La jornada concluyó una etapa muy importante para los reclusos por la posibilidad de vincular la capacitación a un trabajo formal en una empresa constructora. Fueron 18 de estas empresas que, junto a las instituciones antes mencionadas, financiaron el programa y comprometen puestos de trabajo desde el 2009.

El programa de Reinserción Social y Laboral de Infractores de Ley comenzó en 2009 beneficiando a 13 reclusos. A marzo de este año, el 47% de ellos fue reinsertado en una empresa constructora con el 100% de remuneraciones. Hoy el programa se ha extendido a las regiones de Antofagasta, la Región Metropolitana y Concepción y la meta es llegar a reinsertar 190 reclusos este año.

Rosa Valdés, esposa del interno Luis Lagos, explicó en la ceremonia que esta oportunidad para ella significa una gran alegría. “Nosotros estamos formando una familia. Él ya logró su cambio: ha creado un hábito y esto es muy importante para la familia. Quiero darles las gracias porque él puede salir a la calle y empezar una nueva vida”, expresó.

Yasaldy Pavez es uno de los internos que hizo este curso de capacitación. Lleva 16 años en el penal de Colina 2. Hizo gran parte de sus estudios en el Liceo “Rebeca Carvajal” dentro del penal y opina que, por su buen desempeño, la Fundación Paternitas lo llamó para participar en este proyecto. Durante cuatro meses asistió puntualmente a clases con sus 11 compañeros. Salían a las 12 del día y volvían al penal a las 10 de la noche. “El hecho que me dieran la oportunidad de estudiar en este instituto me abrió la puerta”, cuenta Yasaldy, y agrega que posiblemente el próximo año empiece a estudiar la carrera de sus sueños: gastronomía. Todavía le faltan dos años para salir de la cárcel, pero siente que la oportunidad de trabajar y estudiar le ha cambiado la vida.

Jonathan Fuentes es otro recluso que terminó esta etapa de formación. Desde hace algunos días está “en la condicional”, como dice, firmando una vez por semana, después de haber permanecido tres años en la cárcel. A Jonathan le gustaría seguir trabajando y estudiando sobre ese sector. Su padre era constructor y a él siempre le ha motivado la industria. “Los cursos de capacitación no solo me ayudaron a mí,  también a los internos que vienen atrás y quieren ganarse este proyecto. Nosotros los dejamos con vara alta”, opina el joven quien está esperando la oportunidad para empezar a trabajar en una constructora. “Ellos nos van a ayudar a conseguirlo en alguna de las empresas de confianza”, dice Jonathan.

CChC, Fundación Paternitas y Centro de Formación Técnica Infocap capacitaron a 20 internos