Volver a CChC principal
cchc Chillán
cchc

Cámara de

Chillán

Chillán

DESTACADOS

Historia

Un poco de historia

Durante el mes de agosto de 2021 la Cámara Chilena de la Construcción- Chillán, cumplió 13 años de historia dando cuenta de un proceso de crecimiento que depara un gran futuro y desafío para el gremio en esta zona del país. Los inicios del gremio en Chillán se remontan al año 2002 como lo recuerda Gonzalo Ruz, quien liderara las primeras iniciativas para formalizar una subdelegación en la zona.

“Había unos pocos que estábamos con la intención de agruparnos para poder conversar temas comunes referidos a nuestras empresas, por lo tanto, comenzamos a formar este grupo constituyendo una subdelegación. Así estuvimos cerca de 3 años aproximadamente, Nos reuníamos en las casas particulares y ahí logramos ir formando una familia de la construcción en Chillán.”, explica Gonzalo Ruz.

Sentimiento similar expresa Carlos Sierra Cisterna, quien también participó en esos primeros años de fundación encabezando la incipiente organización. “Formamos un gremio que no existía y que ha ido creciendo de manera importante, hoy la Cámara es un referente conocido, potente, con un crecimiento sostenido en el tiempo”, sostiene. Agrega que hay grandes desafíos, ya que el gremio debe participar de las políticas públicas, colaborando en generar proyectos, visiones de ciudad, para que los recursos que lleguen a la región sean bien utilizados.

“La creación de la nueva región de Ñuble debe mejorar la calidad de vida de la gente, y para eso se requiere de mayor conectividad, con buenas ciclovías, buenas veredas, parques, pero además la Cámara debe ser parte activa de estos procesos. Ahí estaremos para aportar, apoyar y así seguir siendo un referente técnico en nuestra ciudad”, concluye.

Fue en julio de 2008 cuando de manera oficial se crea la delegación Chillán de la CChC Chillán, siendo Franz Iraira Quezada su primer presidente. Iraira recuerda con satisfacción aquella época en que se terminó por darle forma a la entidad gremial en Ñuble.

“Fueron años de sacrificio, de mucho esfuerzo entre todos los socios que empezaron con esta idea, y también con el apoyo desde Concepción, ellos fueron visionarios y miraron el proyecto con mucho compromiso” señala Franz Iraira.

Agrega que esa experiencia y responsabilidad servirá para colaborar en que la región siga creciendo con fuerza. “La idea es que nosotros los socios, aportemos con la experiencia y conocimientos para ponernos a disposición de las diversas autoridades de esta aún nueva región de Ñuble.

Quien también marcó una época irrumpiendo con un liderazgo distinto fue Mercedes Lillo Reyes, la primera mujer en presidir la entidad gremial en Chillán. Ella asegura que el rol de la mujer es muy importante, y debe seguir siéndolo para liderar ideas en el ámbito empresarial.

“La fuerza femenina es muy necesaria en un gremio que es tremendamente estructurado y también muy de varones, entonces yo creo que esta inclusión debe apuntar a que muchas otras mujeres se atrevan a generar emprendimientos y además a representar el gremio de la construcción”, comenta.

En torno al futuro avizora buenas noticias en la medida que se trabaje de manera colaborativa entre todos los estamentos públicos y privados. “Los desafíos son muy importantes, más allá de que seamos región, debemos trabajar pensando en reunir a todo nuestro sector y hacer que cada uno de los empresarios sea cada día mejor. Debemos trabajar propiciando buenas prácticas y de manera colaborativa por el bien de Ñuble y nuestro gremio”, enfatiza.

Tras algunos años de funcionamiento del gremio en Chillán, era momento de tener una sede a la altura de los desafíos que venían por delante. En esa tarea Rene Poblete Castañeda fue protagonista, ya que durante su período se construyó la actual sede que dio pie a una modernización nacional de las s instalaciones de las cámaras regionales.

El líder gremial asegura que en los tiempos actuales la Cámara debe jugar un rol fundamental, ya que es una entidad potente desde el plano técnico, pero además cumple un rol social importante.

“Tenemos mucho que seguir aportando a Chillán tal como lo hicimos con el Estudio Urbano para el futuro Centro Cívico de la ciudad, estamos en un momento crucial donde nuestro conocimiento debe estar al servicio de la región de Ñuble”, explica. Señala además que se debe fortalecer de manera permanente la actividad gremial y para eso cree que más empresas debieran acercarse a la cámara.

“Aquí debieran estar todas las empresas relacionadas en el tema construcción, ya sea las mismas constructoras, proveedores y profesionales. Es nuestro deber estar capacitándonos en materia normativa, responsabilidad social empresarial y de esa manera cumplir unos de nuestros roles fundamentales, ayudar a nuestros trabajadores y sus familias”, subraya René Poblete.

Continuando en esta cronología, es el turno de Ariel Larenas del Valle quien, durante su presidencia en Chillán, tuvo un rol clave en posicionar a la cámara en la opinión pública como una organización que busca ser un ente consultivo de las grandes decisiones de la ciudad. Su primer acercamiento con el gremio fue en la ciudad de Concepción en 1.991, actualmente es Consejero Nacional y pertenece al grupo Alerce.

“Yo creo que es importante que nuestro gremio esté presente en los grandes temas de infraestructura en Chillán. La tarea es continuar consolidándonos como una de las cámaras más importantes de Chile”, comenta.

El liderazgo femenino continuó siendo un factor muy importante en el gremio de Chillán y permitió que Claudia Rigall Gallegos llegará a la presidencia el 2016 y luego en 2018 asumiera María Eugenia Rojas Elorrieta arquitecta de profesión con una destacada trayectoria. Ella asegura que hay muchos temas por desarrollar en Chillán, pero una de las cosas más relevantes, es ser la voz de la Cámara.

“Es muy importante generar mucha unidad entre los socios y de esta manera propiciar que todos sus miembros conozcan lo qué se está haciendo en los distintos comités”, explica. También cree importante seguir manteniendo un contacto cercano con todas las autoridades, tanto de esta nueva región como a nivel país para ir trabajando en nuevos desafíos.

En agosto de 2020, en plena pandemia, asume Jorge Figueroa Moreno con la convicción de centrar su trabajo en liderar y apoyar al gremio en Ñuble en estos complejos momentos, tanto a nivel de las problemáticas sanitarias y sociales originadas por el Covid-19, como de contribuir mediante una actitud diligente en el proceso de reactivación económica que requiere la región.

“Nuestro principal compromiso radica en hacer todo lo posible para que las obras necesarias para el progreso de la Región de Ñuble se concreten, tanto en materia de vivienda como obras públicas”, concluye el actual líder del gremio.