_NFV1461.jpg
_NFV1461.jpg

Quiebre de stock y sus consecuencias en la construcción

12 / 03 / 21

Por Jorge Figueroa Moreno, Presidente CChC Chillán

Hay varios factores que han influido en el fenómeno del quiebre de stock, uno de ellos es el confinamiento derivado de la crisis sanitaria que ha interrumpido de manera sorpresiva el proceso de producción de bienes y servicios durante 2020. En particular, la oferta de materiales de construcción de obra gruesa se contrajo un 33% anual promedio durante los meses de junio-agosto, mientras que aquellos relacionados con las etapas intermedias y terminaciones de la construcción retrocedieron 18% en igual período. Esto se produce por una contracción de la oferta internacional y aumentos significativos en precios de fletes marítimos desde distintas latitudes (95% de las importaciones chilenas). Por lo tanto, la demanda internacional implicó un aumento en los precios internacionales, derivando en un desvío de la oferta nacional para satisfacer estos mercados (exportaciones al mercado chino crecieron 9% y las dirigidas al mercado estadounidense crecieron 48% durante 2020).

En el ámbito local se registran cambios en las preferencias de consumo de las familias, por mejoramiento del hogar y aumento de la liquidez a partir del retiro de fondos previsionales, acentuando así el quiebre de stock de materiales que enfrentan las empresas constructoras. También se registra la contracción de oferta nacional entre abril y junio de la producción de maderas y muebles (15%), minerales no metálicos (20%) y productos metálicos, maquinarias y equipos (10%).

Otro de los factores importantes es la disminución de la mano de obra principalmente en el proceso de terminaciones, hay escases de carpinteros y albañiles, lo que en algunas empresas ha llevado que se esté trabajando a un 70% de capacidad. El precio de la mano de obra está subiendo por la gran demanda de maestros.

Claramente la escasez de materiales, el alza en los precios y la falta de mano de obra, ha sido significativo y ha golpeado fuertemente a las empresas del sector, sin considerar el alto impacto en los costos generados por la readecuación de las instalaciones de faenas y el aumento de las medidas sanitarias que como empresas Cámara hemos implementado para aumentar el cuidado de todos los trabajadores. Todos estos costos han significado el alza de los precios de las viviendas, tanto las privadas, como las con subsidio del estado, por lo que las nuevas postulaciones se están haciendo al valor de mercado actual.

Las dificultades que están enfrentando nuestra empresa socias, tienen relación con los contratos que fueron firmados el año 2020, con precios y plazos definidos, que en el caso de obras particulares se han podido negociar en muchos casos con los mandantes. En el caso de los contratos con el gobierno, no hay una forma de reajuste, por lo que se espera que las autoridades consideren las dificultades del sector y pueda haber una forma de tener un polinomio de aumento en el precio de los contratos que considere estas variables, tanto en el valor como en el plazo.

Como gremio queremos velar por el cumplimiento del plan de inversiones, que está focalizado fundamentalmente en el empleo. Por este motivo a nivel central la CChC ha sostenido conversaciones con el gobierno para evaluar ajustes a los contratos a fin de revisar permanentemente esos precios o reducirlos en la medida que el mercado vaya bajando.