Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP.jpg
Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP.jpg

Copiapó: Infraestructura Crítica para el Desarrollo

11 / 07 / 18

En paralelo con el crecimiento que ha tenido Chile en las últimas décadas, se ha ido tomando conciencia de la importancia que tiene la inversión en infraestructura, como un factor estratégico para su desarrollo. Esto pues provee la condiciones para que las actividades productivas se puedan desarrollar de manera eficiente y a lo largo de todo el territorio (lo que también es un incentivo para desconcentrar la población en Chile) y, desde una dimensión humana, un sustento esencial para mejorar la calidad de vida de las personas.

El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, un experto en estos temas, comentaba que la manera de contrarrestar el estancamiento de los países, sobre todo en épocas de crisis, es invertir el capital público en infraestructura, educación y tecnología.

Desde esta base como CChC hemos querido aportar publicando el informe Infraestructura Crítica para el Desarrollo (ICD), que concluye que para los próximos diez años se deben invertir US$175 mil millones en obras que permitan un desarrollo sostenible en Chile. En este importante desafío la alianza público-privada será fundamental, pues del total de la inversión requerida, se prevé que en casi un 60% exista participación del sector privado.

En el caso de Atacama, hay varias áreas que deben ser abordadas, como su capacidad aeroportuaria y portuaria, la disposición de recursos hídricos, el fortalecimiento de sus conexiones viales e interurbanas, la red de hospitales o sus espacios públicos. Esto sin contar el área más crítica: la infraestructura resiliente. Si no se controlan los efectos de los desbordes de ríos o bajadas de quebradas a través de obras de mitigación, es el futuro de Atacama y sus habitantes el que está en constante cuestionamiento.

En el fondo, esa la importancia de la inversión en infraestructura: permite mirar el futuro con optimismo, atraer inversiones, mejorar la calidad de vida de los habitantes de una determinada zona. Por lo mismo, es que el país no se desarrollará sin la alianza público-privada, ni sin el aporte fundamental que hacen sus regiones. Sólo logrando un crecimiento armónico del territorio, desde un punto de vista productivo y social, con obras que permitan dar soporte a esta dinámica, es que estaremos en condiciones de avanzar hacia un verdadero desarrollo.

Juan José Arroyo

Presidente CChC Copiapó