Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP.jpg
Juan_Jos%C3%A9_Arroyo_-Nuevo_Presidente_CChC_CPP.jpg

Copiapó: Crisis en planificación urbana

21 / 04 / 17

Estas últimas semanas se ha armado un debate en torno a la crisis que está afectando a diversas comunas por la poca o nula planificación urbana, que poco a poco empieza a afectar la calidad de vida de sus habitantes y a generar un crecimiento inorgánico que limita las perspectivas de dichos espacios urbanos.

La planificación urbana, es algo que como país no hemos asumido con la importancia que merece. Actualmente, en muchas comunas, los planes reguladores -fundamentales para dar un ordenamiento- están obsoletos, no tienen concordancia con sus realidades y no responden a las necesidades que tienen las personas que habitan en ellas. Podemos agregar, que han demostrado ser ineficientes, ya que la demora en su actualización y su falta de visión, están pasando la cuenta.

La forma cómo desarrollamos la ciudad, debe ser planificada y anticipada, donde se debe incluir participación ciudadana -no al final del proceso, sino que en las primeras etapas del plan regulador-, para que finalmente estas visiones sean sopesadas por las autoridades en base al bien común, y así ningún área se apropie en particular de la dinámica urbana.

En Copiapó hemos vivido esta falta de planificación, tomando en cuenta, que junto con disponer espacios para la construcción de viviendas, también está relacionada con la necesidad de infraestructura, consolidación de barrios, recuperación del patrimonio, renovación urbana, áreas verdes y reglas claras para la inversión.

Para afrontar este tema, podríamos mirar ejemplos exitosos, como por ejemplo Australia, que planifica a 30 años, con revisiones, según las necesidades que vayan surgiendo, a 2 y 5 años. Esto no sólo permite tener una visión de dónde queremos ir, sino que también afrontar las contingencias, obligando su actualización cuando es necesario.

Aunque las realidades son distintas, tenemos que planificar proyectando el futuro y considerando las experiencias ya vividas. ¿Qué impacto tendría una reactivación de la minería? ¿Cómo afrontamos nuevos desastres naturales? ¿Cuánta es la necesidad por nuevas viviendas que se proyecta por el crecimiento de la población? Son algunas de las interrogantes que se debieran abordar.

Adelantémonos a futuras problemáticas. Es momento de abordar un tema clave para la calidad de vida de miles de atacameños.

Juan José Arroyo Díaz, Presidente CChC Copiapó