Rodrigo_Galilea.jpg Rodrigo_Galilea.jpg

Rodrigo Galilea, nuevo Director Zona Sur CChC

Esposo, padre de cinco hijos, abogado, empresario de la construcción y ex Intendente del Maule, así de versátil es Rodrigo Galilea Vial, quien ahora enfrenta un nuevo reto: ser el nuevo Director de la Zona Sur de la Cámara Chilena de la Construcción.

“Hace un par de meses, fui nombrado Director de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), en representación de lo que se denomina la Zona Sur, que corresponde a las regiones de Maule, Bío-Bío y La Araucanía. Este es un cargo al que yo le doy mucha importancia, porque es la posibilidad de transmitirle al presidente o a los vicepresidentes de la Cámara Chilena de la Construcción, las inquietudes que existen en la Zona Sur”, señala.

Rodrigo Galilea Vial egresó del Colegio Tabancura de Santiago. Es abogado titulado en la Pontificia Universidad Católica de Chile y cursó estudios en Teología en la Universidad Católica del Maule. Dentro del ámbito profesional, destaca como abogado jefe de Empresas Luchetti S.A.; abogado asociado al Estudio Beuchat, Barros & Pfenniger y gerente general de Galilea S.A. Ingeniería y Construcción.

Ocupó diversos cargos en directorios, tales como: presidente de la Cámara Chilena de la Construcción del Maule; consejero nacional de la Cámara Chilena de la Construcción; director de la sociedad educacional administradora de los Colegios Pumahue y Manquecura; presidente de Aguas San Pedro S.A.; presidente de Agrícola El Volcán S.A.; presidente de Aguas y Riles S.A. y director del Colegio Inglés de Talca.

A pesar de su extenso currículum, se toma las cosas con calma. Dice que este nuevo cargo que hoy ocupa, haciendo una especie de paralelo, sería como ser nombrado Ministro de Estado, “donde tienes la posibilidad de estar en las reuniones de Gabinete con el Presidente de la República, pero acá, uno está con el presidente de la cámara. Este cargo -que existe hace muchos años en la Cámara Chilena de la Construcción- lo que busca es recoger las inquietudes y los puntos de vista de los socios, para que estén presentes y debidamente valoradas en el directorio nacional. Es una tarea difícil ser capaz de mantener el contacto con cinco delegaciones y tres regiones, por lo que espero poder hacerlo bien, al igual que mis antecesores”.

¿Cuáles son las inquietudes o problemáticas con las que se enfrenta en su nuevo cargo?

“En cuanto a las inquietudes, las tres regiones que represento son similares en varios aspectos. Por ejemplo, la problemática de vivienda, suele estar asociada a problemas con planos reguladores, con disponibilidad de suelo para construir, con normativa de la construcción, con relaciones con el Serviu para la gente de las empresas que construyen con subsidio habitacional, determinar cómo están funcionando las distintas direcciones de obras de todas las municipalidades de estas tres regiones o cómo está funcionando las relaciones con las empresas de servicio público. A veces no es fácil la relación con la empresa eléctrica o con la sanitaria. En fin, son problemas que están siempre monitoreándose y que pueden eventualmente ser motivo de una intervención de la cámara nacional. Afortunadamente, tenemos muy buenos presidentes en todas las delegaciones que, en general, son capaces de resolver sus problemas en las propias regiones y eso es lo ideal. Aunque hay ciertas cosas que a veces superan a las regiones y son problemáticas más bien nacionales, que es mejor hablarlas con el ministro del ramo y ahí es donde el prestigio de la Cámara Chilena de la Construcción, como gremio, puede marcar la diferencia, para que las cosas se hagan lo mejor posible”.

Rodrigo Galilea comenta que su constructora desde siempre ha participado de actividades gremiales. No sólo él ha sido presidente de la cámara, sino que también su padre y su hermano. “En el tiempo en que fui presidente, además fui consejero nacional de la CChC y durante algunos años fui parte del directorio que maneja los colegios de la cámara: Pumahue y Manquecura. Todos esos cargos, lamentablemente los tuve que dejar cuando asumí de Intendente. Pero hace un tiempo atrás, Carlos del Solar, el actual presidente de la cámara en Talca, me invitó a que retomara todas las actividades gremiales y acepté gustoso, ya que la cámara es parte de mi vida. Retomé el cargo de consejero nacional y se dio la posibilidad de asumir el cargo de director de la zona sur, por lo que estoy muy contento de volver”.

Usted fue presidente de la CChC hace un 10 años, ¿qué cosas recuerda de esa época?

“Fue una época dinámica, en la que hicimos un buen esfuerzo por incorporar a más socios en la cámara, ya que hubo un incremento relevante de socios. Tratamos de incorporar a gente de otras ciudades, como Curicó y Linares. Hicimos reuniones en esos lugares. Además, el vínculo con las empresas de la cámara tuvo un mayor dinamismo. Hubo actividades con la Mutual, con la caja, etc. Se inició en esa época la Feria Inmobiliaria, que nunca lo habíamos hecho en la región y tomamos el ejemplo de lo que se hacía en Santiago y Concepción. Esta ha sido una iniciativa que se ha mantenido hasta el día de hoy y claramente fue valorada por los socios y la comunidad. Para mí, fue una época bien interesante y yo quedé muy conforme con lo que se pudo hacer”.

¿Cuáles son los desafíos de su actual nombramiento, foco de trabajo y principales temas de infraestructura y política habitacional que usted vislumbra?

El principal desafío tiene que ver con que todos los socios y la actual directiva de la Zona Sur valoren y se den cuenta de lo relevante que puede ser aprovechar bien esta instancia que tenemos de participar en la cámara nacional. Lo primero es eso, darle más valor al cargo de director zonal, sea quien sea que lo ejerce. Los socios deben saber que con esto hay una línea directa a la presidencia de la cámara a través de este cargo.
Y los temas de infraestructura y política habitacional están funcionando hace ya muchos años. Se le hacen ajustes, pero en términos generales funcionan bien, por lo tanto el desafío es que los planes reguladores, permitan y sean coherentes con el desarrollo de las ciudades.

¿Cuál cree usted que es el aporte de la CChC al desarrollo de la región?

“El aporte lo realizan los mismos socios de la cámara, a través de todos sus proyectos, los que siempre deben ser considerados valores públicos, es decir, cuando hacemos un proyecto habitacional o un proyecto de infraestructura, hay que tomar en cuenta que siempre estamos impactando a la ciudad en su conjunto al construir calles, veredas y plazas que son públicas. Por lo tanto, siempre es positivo reforzar esa mirada generosa y responsable hacia cada una de las obras que concretamos. Así como el Gobierno debe hacer cosas en beneficio de lo público, los privados también tenemos que hacernos cargo”.

¿De qué otra forma aporta la CChC al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de la región?

“La cámara tiene un montón de instituciones. Sólo en la Región del Maule, este año, han participado o se han beneficiado cerca de 25 mil personas. Espectáculos artísticos, capacitaciones de los maestros de la construcción, actividades para adultos mayores de la Caja Los Andes y suma y sigue. La verdad es que la cámara hace un montón, es inmensa la cantidad de actividades que los empresarios de la construcción, a través de nuestra asociación gremial, hacen en todo Chile, no sólo en esta región.

Donde quizás podríamos ponerle más acento todavía, es en una mejor coordinación grupal de las empresas constructoras, con las direcciones de obras, con los alcaldes y decir: en vez de dividir muchos esfuerzos, por qué no trabajar más en conjunto para buscar soluciones. Buscar ese tipo de coordinaciones puede ser factible y yo creo que sería muy bienvenido por todos”.