nota_13_julio.jpg
nota_13_julio.jpg

Reactivación de la industria y Protocolo Sanitario marcan visita del Presidente CChC a Concepción

14 / 07 / 21

El presidente de la CChC, Antonio Errázuriz, realizó una visita de dos días a la ciudad de Concepción con una intensa agenda de actividades. Acompañado de los vicepresidentes, Juan Armando Vicuña y Carlos Zeppelin, durante la mañana del martes, estuvo en la obra del condominio Cachapoal, del proyecto San Andrés del Valle, etapa 8, de la constructora Aitue, ubicado en Talcahuano.

En el lugar, recorrió las faenas que incluyen la construcción de 57 viviendas privadas y que entregan empleo a cerca de 120 trabajadores. En la instancia, verificó el cumplimiento del Protocolo Sanitario del Sector Construcción y dijo que “es un esfuerzo de las empresas, pero sobre todo de sus trabajadores”.

Señaló que a partir de ese modelo de gestión sanitaria, el sector ha podido adoptar estándares superiores a los que operaba antes de la pandemia. “Los nuevos requisitos se han convertido en mejoras sustantivas que permiten a las empresas generar un desarrollo sostenible”.

Lo anterior, explicó Errázuriz, es parte del nuevo desafío del gremio denominado COMPROMISO PRO, iniciativa que busca certificar a las organizaciones que se comprometan a cambiar su forma de trabajar, aplicando prácticas en beneficio de sus colaboradores, vecinos, medio ambiente, proveedores y su entorno en general.

En este sentido, expresó que cualquier actividad productiva no sólo debe buscar el rendimiento económico como único fin. En el caso de las empresas del sector, “si bien este factor es útil para el crecimiento y sustentabilidad en el tiempo, también deben apostar por un mejor desempeño social y ambiental. Estos son cambios culturales, pero una vez que se practican, se vuelven hábitos”.

En tanto, Helen Martin, presidenta de la CChC Concepción, quien junto a dirigentes de la sede acompañó al líder nacional, valoró el avance a etapa 3 del Plan “Paso a Paso” de la mayoría de las comunas del Gran Concepción. “Podemos trabajar con mayor tranquilidad y las obras pueden ser más productivas a medida que mejora la movilidad de trabajadores y de gente necesaria para las obras”.

Sin embargo, agregó que queda bastante por avanzar hacia cierta normalidad y afirmó que aún las empresas sufren los efectos de la pandemia como la ralentización de la cadena de abastecimiento, falta de mano de obra y alza en los precios de materiales.

REACTIVACIÓN PRIVADA

En la obra, el presidente nacional, se reunió con cinco trabajadoras incluidas en un proyecto piloto de vinculación socio-laboral que impulsa la CChC Regional, a través de la Comisión de Capital Humano.

Se trata de un grupo de jefas de hogar del campamento Alonso de Rivera, de Barrio Norte, que accedieron a una capacitación en terminaciones finas y que fueron recientemente contratadas por la constructora Aitue.

Errázuriz valoró el programa único a nivel nacional del gremio y llamó a replicar la iniciativa en otras sedes, como una manera de impulsar la contratación femenina y la generación de empleo, en el contexto de la recuperación económica del país. En esta línea, aplaudió el plan reactivador del Gobierno, señalando que “la ejecución presupuestaria se está cumpliendo y se han generado empleos en el área de la infraestructura”.

Aunque advirtió que lo que hoy les preocupa es la inversión privada. Según estimaciones de la CChC, ésta crecerá durante el año poco más del 8%, recuperando en parte la baja sufrida en 2020. Precisó que un indicador son los permisos de edificación, los cuales han ido en descenso tanto a nivel nacional como en la región del Biobío. Esto lo atribuye a la incertidumbre por la que atraviesa el país. “Una de las condiciones para activar la inversión privada es la certeza, pero también preocupa cómo lograr la paz social”, aseveró.

PROGRAMA LOCAL

La agenda de la directiva nacional en la zona contempló además un almuerzo con el gobernador regional electo del Biobío, Rodrigo Díaz y la visita a las obras de instalación del proyecto Puente Industrial.

El viaducto, cuya inversión bordea los 250 millones de dólares, conectará a las comunas de Hualpén y San Pedro de la Paz con una estructura de dos pistas por sentido que contará con altos estándares sísmicos y un total de 6,4 kilómetros de extensión sumada toda la vialidad urbana.

Helen Martin enfatizó que el Puente Industrial es una iniciativa largamente anhelada por la Región, debido a la posibilidad de descongestionar la Ruta 160 y dar facilidades al transporte de carga que va hacia los puertos de Lirquén, Talcahuano, San Vicente y Coronel.

El cierre del programa se efectuó con la reunión del Directorio Nacional de la Institución, que se realizó de manera remota, en la sede local del gremio.