Copia_de_sin_t%C3%ADtulo-170_%281%29_%281%29.jpg
Copia_de_sin_t%C3%ADtulo-170_%281%29_%281%29.jpg

MACh 63: Inversión en construcción caería un 6,3% el 2023, siendo la primera variación negativa desde 2020 en el sector

23 / 01 / 23

Una fuerte contracción de un 6,3% experimentaría la inversión en construcción este 2023, en comparación al periodo anterior que llegó a un 1,6%, tratándose de la primera variación negativa desde el año 2020, cuando el indicador cayó un 8,8%, según indica el último informe MACh, correspondiente al mes de enero.

“La mayor contracción de la inversión sectorial respecto de lo que habíamos previsto anteriormente se explica por un efecto de base de comparación y porque los subsectores vivienda e infraestructura exhibirán menores montos de inversión en 2023 vs 2022”, explicó el gerente de Estudios y Políticas Públicas, Nicolás León.

De hecho, la inversión en infraestructura caerá un 6,3%, lo que explica el 67% de la caída de la inversión en construcción. La inversión pública, que incluye inversión de distintos ministerios y organismos públicos, además de inversión de empresas autónomas del Estado y en concesiones aumentaría un 1,3%.

Por otra parte, según indica el estudio, la inversión en vivienda caería un 6,4%, influido por un retroceso de un 4,4% en el sector público, y de un 6,9% en el sector privado.

Según el gerente de Estudios y Políticas Públicas de la CChC, el desempeño esperado de la inversión en vivienda pública se explica básicamente porque “al ajustar por inflación, el presupuesto público asociado a partidas de inversión en vivienda presenta una variación real de -4,35% anual. En términos nominales, aumenta 6,5%”.

Por su parte, la caída de la inversión en vivienda privada se explicaría por el término de la construcción de proyectos y una menor reposición, así como por el deterioro de la confianza empresarial y condiciones crediticias restrictivas. “A noviembre de 2022 las viviendas autorizadas anotaron una significativa caída en comparación con 2021: 31% en la Región Metropolitana y 27% a nivel nacional, uno de los peores registros de las últimas tres décadas”, indicó Nicolás León.

Estos datos confirman el complejo escenario que enfrenta el sector, ante lo cual el vicepresidente de la CChC, Alfredo Echavarría, aseguró que el año 2023 tendrá dos momentos claves. Por un lado, será la estabilización “el contexto general es que estamos en una recesión. Pueden seguir necesitándose medidas extraordinarias en apoyo de personas y empresas”. El segundo momento, será la reactivación “superada la parte más dura de la recesión, se debiera iniciar un paulatino proceso de mejoría de la economía, actividad y empleo”, menciona Echavarría.

También, el vicepresidente gremial, destacó los requisitos sectoriales de este 2023, entre los que destacan: completar proceso de mitigación del impacto del mayor precio de materiales, eliminar nudos críticos que afectan el desarrollo de proyectos en ejecución, cerrar casos de inversiones paralizadas y por último asegurar licitaciones de obras y buena gestión del presupuesto público. “Para que todo esto ocurra se necesita colaboración público-privada y también entre los distintos actores del mundo privado” explicó Echavarría.

Además, la autoridad señaló que “este escenario es el óptimo a que podemos aspirar como país. Pero, aunque se cumpla, no tendremos el nivel de crecimiento necesario ante necesidades y expectativas de las personas. Esto queda en evidencia si se observa el crecimiento tendencial de la economía: 2,1% para el período 2023-2032”.

Propuestas de la CChC

Ocho son las medidas que desde el gremio proponen para “acordar las bases de un gran acuerdo nacional, que cree las condiciones para crecer y lograr un desarrollo sostenible” son:

1. Condiciones básicas: la seguridad pública y erradicar la violencia en sus distintas expresiones es base tanto para atraer inversiones como para la cohesión social.

2. Estabilidad regulatoria: cerrar, a partir de consensos amplios, los debates en curso sobre las reformas constitucional, tributaria, previsional y laboral.

3. Modernización del Estado: Chile es el país OCDE que presenta mayores niveles de complejidad regulatoria. La tramitología y el incumplimiento de plazos ahoga la inversión.

4.Certeza jurídica: el proyecto que cumpla las reglas debe tener la certeza de que podrá ejecutarse sin inconvenientes. Sin embargo, esta certeza se ha debilitado severamente.

5. Incentivos tributarios: Implementar pactos de invariabilidad tributaria, por un plazo mínimo de 10 años, que den estabilidad en esta materia a quienes deseen invertir en Chile.

6. Concentración Pública: Corregir problemas estructurales del Reglamento para Contratos de Obras Públicas que afectan al Estado, a las empresas contratistas y al interés público.

7. Infraestructura pública a largo plazo: Prácticamente cada gobierno elabora alguna planificación de largo plazo y deja una cartera de proyectos. El problema es que no tienen ninguna continuidad.

8. Planificación urbana y territorial: No logra conciliar calidad de vida urbana, cuidado del medio ambiente y la ejecución de proyectos que aportan al bienestar de las personas y al desarrollo del país.