EBCO_14.jpg
EBCO_14.jpg

Compromiso PRO: ¿Cómo transformar mi empresa y hacerla sostenible?

19 / 08 / 21

Más de 26 empresas del sector construcción ya cuentan con el reconocimiento y otras 30 están en proceso para transformar sus prácticas en beneficio de trabajadores, vecinos y medio ambiente. El corazón del modelo es lograr organizaciones sostenibles en el tiempo.

Implementar mejores prácticas enfocadas en el entorno, la comunidad y los trabajadores es el propósito del sello Compromiso PRO, iniciativa que impulsa la CChC para sus empresas socias.

El modelo, que busca integrar nuevas formas de construir para tener empresas más sostenibles, fue presentado en detalle en un taller realizado por el gremio, vía telemática, y en el que participaron más de 45 socios de las sedes de Concepción, Talca, Chillán y Los Ángeles.

La CChC trabaja hace más de 3 años en una estrategia de sostenibilidad que define ciertas prácticas para lograr una industria sostenible. En este contexto, nace el Compromiso PRO, un sello que identifica a las organizaciones que promueven mejores prácticas en su quehacer laboral.

Juan Ignacio Lathrop, presidente del Comité Inmobiliario de la CChC Concepción, explica que se trata de estándares que van más allá del ámbito técnico del sector y que tiene relación con las dimensiones de medio ambiente, vecinos y trabajadores, entre otras.

“En los tiempos que vivimos, este modelo de trabajo entrega una solución para que las empresas estén alineadas en todas las dimensiones y, especialmente, en las que más se exigen hoy como estar en contacto con la comunidad y respetar el medio ambiente, por ejemplo. No sólo basta con abordar la seguridad laboral, las empresas necesitan ser sostenibles a largo plazo”, expresa Lathrop.

El dirigente agrega que la industria debe estar consciente de que la propuesta va más allá de hacer un esfuerzo específico, sino que se trata de un trabajo permanente y a largo plazo.

En definitiva, el Compromiso PRO es un apoyo a las empresas del rubro, donde el corazón es la sostenibilidad. Se funda en siete pilares: gobernanza, capital humano, seguridad y salud laboral, comunidad, cadena de valor, medio ambiente e innovación.

La iniciativa contempla un modelo de evaluación con una escala de cumplimiento de las prácticas de cada uno de los pilares. De esta forma, se validará que la obra haya alcanzado el estándar requerido en el compromiso.

Diego Valdivieso, de la consultora BBK Group, quien expuso en el taller, señaló que el objetivo es que las empresas se unan a esta nueva forma de trabajar y se certifiquen con un sello que las distinga. Agregó que la CChC realiza un acompañamiento de todo el proceso.

Una de las innovaciones es que este sello reconoce las distintas realidades de las empresas, su tamaño y su realidad.

La CChC pone a disposición de las empresas una completa asesoría para llevar adelante el Compromiso PRO. Durante todo el proceso las obras y organizaciones serán guiadas y acompañadas.

¿CÓMO FUNCIONA?

En primer lugar, el Compromiso PRO incentiva a las empresas a realizar una autoevaluación de sus prácticas. Luego de este análisis, deben comprometerse para adherir a este sello e iniciar su puesta en marcha en obras.

Antes de implementar el trabajo que contempla el modelo, se planifican las labores a través de una encuesta aplicada por los asesores que la CChC pone a disposición de las empresas.

Posteriormente, con ellos se realiza una reunión de seguimiento. Los encuentros se agendan según el avance que tenga la obra o la empresa.

Por último, se aplica una evaluación final de todo el nuevo sistema de trabajo.

Soledad Santelices, subgerenta del Área de Sostenibilidad de la CChC, destaca que el Compromiso PRO reúne todo lo que una empresa tiene que hacer en el mundo de hoy. Además, este sello genera cercanía con toda la cadena de valor de la construcción.

IMPLEMENTAR LAS BUENAS PRÁCTICAS

El taller entregó respuestas a las dudas de los socios sobre la implementación práctica del Compromiso PRO.

La CChC pone a disposición de las empresas una asesoría completa para aplicar este sello en las obras. Este es el único punto donde existe un costo asociado y que es diferenciado según el tamaño de la empresa.

Al tener un acompañamiento se transforma en un programa flexible y sencillo.

El Compromiso PRO está adecuado para la exigencia de estándares según el tamaño y realidad de la empresa.

Obtener el sello son prácticas que están en mano de la constructora, independiente si el mandante es una inmobiliaria. Ambas pueden acordar sumarse a este compromiso.