relaciones_contractuales_17.06.jpg
relaciones_contractuales_17.06.jpg

CChC se compromete con el desafío de mejorar las relaciones contractuales

La CChC está comprometida con el desafío de hacer frente a la enorme crisis económica y social, producto de la pandemia con la que hemos debido convivir durante más de un año. Para lograrlo será fundamental un eficiente desarrollo de los proyectos en construcción, tanto públicos como privados. Es por esto, que mandantes, contratistas, subcontratistas, proveedores y todos quienes participan en la cadena de valor de la construcción tengan el deber de responder a este desafío.

Hay distintos factores que actualmente están afectando la relación mandante-contratista, y que provocan diversas consecuencias para la cadena de valor, así lo confirmó un estudio realizado por Criteria Research. Uno de cada dos contratos de construcción presenta algún tipo de controversia, y los que llegan a los tribunales de justica pueden demorarse ocho años o más en resolverse.

Si bien hay perspectivas diferentes entre los distintos actores de la industria, no se trata de visiones contradictorias, sino que encajan bastante bien en una visión mayor de sus roles y sus relaciones.

Y con la finalidad de subsanar esta situación, es que la CChC está trabajando en una modernización de las relaciones contractuales, haciendo un llamado a un gran cambio cultural. Uno de los principales desafíos será el de construir confianzas, que será el resultado de la suma de muchos otros factores: ética, buenas prácticas y, por supuesto, diálogo.

Desarrollar proyectos en el marco de relaciones sostenibles en el tiempo es la mejor manera de asegurar la solidez en los cimientos de estos proyectos y construir así una ruta de desarrollo en mutuo beneficio de las partes, creando cohesión social y desarrollo.

Resulta fundamental la promoción de una nueva gestión de las relaciones contractuales, que incluya tanto cambios normativos e institucionales, como también cambios profundos en las relaciones a través del diálogo y la conversación:

  • Incorporar mecanismos de resolución de controversias a los contratos para prevenir o mitigar conflictos durante el desarrollo de los proyectos.
  • Actualizar normativa asociada a los contratos de construcción para generar un nuevo estándar que permita aunar criterios y evitar interpretaciones contrapuestas sobre aspectos sustantivos de los contratos.
  • Impulsar la sostenibilidad en las relaciones contractuales tanto entre privados como entre éstos y el sector público, por ejemplo, mediante la incorporación de códigos de buenas prácticas.
  • Promover un diálogo que facilite la confianza recíproca entre todas las partes que participan en el desarrollo de los proyectos de construcción.
  • Mantener una conducta colaborativa durante todo el tiempo que dure la relación contractual.
  • Actuar con lealtad mutua entre las partes, dado que los contratos de construcción nunca pueden anticipar todos los pormenores de un proyecto.
  • Cumplir de buena fe las obligaciones contractuales contraídas por las partes.

Es así como este tema está siendo trabajado por el grupo de Desafío Institucional, instancia que lidera la planificación, desarrollo y ejecución de acciones que permitan mejorar la relación entre quienes participan en el desarrollo de la construcción. Asimismo, se está trabajando en la idea de conformar un Consejo Asesor formado por referentes del sector, que ayuden a mejorar el diálogo entre los mandantes y contratistas.