Seminario_Innovaci%C3%B3n_3.jpg
Seminario_Innovaci%C3%B3n_3.jpg

Atacama está entre las zonas del mundo con mayor potencial para desarrollar hidrógeno verde

07 / 10 / 21

La innovación como pilar fundamental para un buen desarrollo de la región y de los procesos constructivos que se ejecutan en la zona, fue el tema abordado en el Seminario “Innovación para el Desarrollo: El futuro en nuestras manos”, que fue el cierre de la VIII Semana de la Construcción Desarrolla Atacama, organizado entre la CChC Copiapó y el Departamento de Construcción de la Universidad de Atacama.

En este contexto, Marco Vaccarezza, Gerente de Desarrollo en Sistemas de Energía Solar de Fraunhofer Chile Research, expuso sobre el potencial de la región en cuanto a la generación de energías renovables no convencionales, especialmente la solar dados los altos índices de radiación en el Desierto de Atacama, y al mismo tiempo, considerando esta condición, de las posibilidades para generar hidrógeno verde -que para ser verde debe ser elaborado con ERNC-, el denominado combustible del futuro, siendo el norte de Chile junto con la Patagonia -por su potencial eólico-, dos de las zonas del mundo donde se podría producir con menores costos y mayor sustentabilidad, además de su posición estratégica para incluso poder exportarlo.

“Cuando hablamos de hidrógeno verde también estamos hablando de grandes polos de desarrollo, va a ser una oportunidad industrial efectiva y transversal si lo realizamos a gran escala, por eso las metas son ambiciosas, por lo mismo para pensar en esto tenemos que considerar los llamados valles de hidrógenos, complejos multiproductos donde tengo cercanía con energías renovables, solar, eólica, a puertos, a gasoductos, a infraestructuras que me permite desarrollar economías de escala y optimizar esta cadena de valor”, explico Vaccarezza.

Capacidad de innovar: Colaboración y creatividad

En su intervención en el Seminario, Claudia Ahumada, presidenta de la Comisión de Innovación de la CChC Copiapó, comentó que el Work Economic Forum distingue que son tres habilidades blandas las más críticas dentro de una determinada compañía para su futura sostenibilidad: la capacidad de resolver problemas, el pensamiento crítico y la innovación y creatividad.

En ese sentido la también CEO de Ingennio y Mukava proyectó que “¿cómo vamos a trabajar estas habilidades blandas tomando en cuenta que la capacidad de innovar tiene que ver con cómo fomentamos en las personas el hecho de que quieran innovar? Incluso más allá de los tecnicismos sobre lo que significa la innovación, sus procesos y técnicas, como país estamos al debe en este tipo de educación y en potenciar tanto la creatividad como la colaboración”.

Ahumada indicó que para este objetivo se cumpla debemos considerar que “la innovación tiene dos principios básicos: la creatividad y la colaboración, donde cambiamos el trabajo en equipo a uno colaborativo, ya no trabajamos por tareas disgregadas, sino que en conjunto donde todos aportamos con nuestros puntos de vista sobre una misma idea, concepto o trama, entonces desde ese punto de vista el potenciar el trabajo colaborativo, conversar los problemas, escuchar al otro, que en las empresas fomenten este tipo de espacios, van a dar directamente en post de la innovación”.

Construcción: brechas de innovación a nivel regional

Hernán Pape, académico e investigador del Departamento de Industria y Negocios de la Universidad de Atacama, y Amin Nazer, director del Departamento de Construcción de la misma casa de estudios, presentaron el artículo “Determinantes de la innovación en empresas constructoras de la Región de Atacama, Chile” que fue publicado en la prestigiosa revista de Ingeniería Civil de la Universidad Católica de la Santísima Concepción.

Este trabajo académico analizó a doce empresas constructoras de la región de Atacama, donde se llegó a la conclusión de que para el total de entrevistados la innovación es una herramienta estratégica de gestión, que las áreas más factibles de poder mejorar sus procesos son materiales, productos y equipos y maquinarias, y los factores que desfavorecen la aplicación de nuevas capacidades son una falta de cultura innovadora, una estructura organizacional poco flexible, la escasez de recursos y la capacidad gerencial.

“Para hacer innovación, instalarla y practicarla, hay que atreverse, esa es la palabra clave, en un mundo que no es estático, no es rígido, siempre estaremos frente a un cambio y esos cambios nosotros los podemos practicar en forma personal, en nuestra actividad diaria, en nuestra oficina, cambiar el orden de las cosas para hacerlo más funcional, más útil, para tener beneficios para las empresas que buscan un mejor desarrollo”, destacó el profesor Amin Nazer.

Cabe destacar, que este seminario fue el cierre de la VIII Semana de la Construcción Desarrolla Atacama, que se desarrolló con seminarios online y más de quince invitados internacionales, nacionales y locales en sus distintas charlas, entre el martes 5 y el jueves 7 de octubre.