PRESIDENTE_CALAMA_WEB_1.jpg
PRESIDENTE_CALAMA_WEB_1.jpg

La delincuencia, el partido que no podemos perder

27 / 07 / 16

La seguridad púbica es un tema de amplia discusión hoy en nuestro país. Si bien las autoridades políticas y policiales hacen su mejor esfuerzo para prevenir y reducir los delitos, pareciera ser que – por ahora- esas acciones no están siendo suficientes para ganarle a la delincuencia.

Lamentablemente nadie se escapa de esta lamentable situación, incluidos los empresarios de nuestra zona que en el último tiempo han debido enfrentar diversos robos de dinero, especies y maquinarias en sus propias oficinas e instalaciones, delitos que han sido denunciados pero que no han tenido la respuesta que esperaban, quedando muchas veces impunes o sin ninguna vía de solución.

Lo claro es que la delincuencia no le puede ganar a la gran mayoría de los ciudadanos y empresarios de este país que, con perseverancia y honestidad, buscan día a día aportar a su sustentabilidad y crecimiento. Por lo mismo es obligación de todos resguardar este derecho, teniendo como pilar fundamental la participación ciudadana, donde la clase empresarial también tenemos algo que decir y mucho que aportar también.

Para ello primero es necesario generar una instancia de dialogo con las autoridades locales, de manera que conozcan fundamentalmente los intereses y preocupaciones de los afectados para, posteriormente, levantar una estrategia y busca conjuntamente las soluciones que permitan terminar con la delincuencia y, de paso, dar cumplimiento a este derecho llamado Seguridad Pública.

Clave para lograr esto último será el liderazgo que debe asumirse localmente, la focalización territorial de la delincuencia, incluyendo un sector estratégico como es Puerto Seco, y la coordinación que pueda existir entre todos los interesados para combatir este flagelo.

Recordemos que la prevención y reducción del delito es una de las prioridades dentro del actual Programa de Gobierno, y lo que hacemos es simplemente cobrar la palabra a las autoridades de turno para ganarle a la delincuencia y vivir definitivamente tranquilos en nuestro entorno social y también laboral. Eso también es calidad de vida.

Por Carlos Ramírez Leaño, presidente regional CChC Calama